Tragedia en écija

El delegado del Gobierno pide un informe sobre la actuación policial en Écija

  • López Garzón encarga a la Jefatura un informe para esclarecer si los agentes actuaron correctamente en las agresiones sufridas por los Bomberos

Comentarios 5

El delegado del Gobierno en Andalucía, Juan José López Garzón, ha encargado un informe a la Jefatura Superior de Policía sobre la actuación policial durante los incidentes registrados el pasado domingo en Écija tras el incendio en el que fallecieron seis miembros de una misma familia.

Fuentes de la Delegación del Gobierno ha explicado a Efe que el informe se ha solicitado para conocer cómo actuó la Policía Nacional en estos incidentes, dado que este cuerpo es el responsable de la seguridad ciudadana en esta localidad sevillana.

Las imágenes de televisión grabadas al mediodía del domingo en la barriada de Las Moreras, donde se registró el incendio, muestran cómo un grupo de vecinos, exaltados, apedrearon el camión de bomberos que se desplazó para sofocar las llamas, cuyo conductor tuvo que salir precipitadamente de la zona ante las piedras y golpes que recibía su vehículo.

Los vecinos actuaron violentamente al considerar que los bomberos no tuvieron la suficiente celeridad para sofocar un incendio en el que fallecieron un matrimonio, tres de sus hijos y el novio de una de las hijas.

El informe pedido ahora por la Delegación del Gobierno en Andalucía pretende esclarecer si los agentes de la Policía Nacional actuaron correctamente en estos incidentes, que eran de su competencia, ya que a los números de la Guardia Civil les correspondía la labor de control del tráfico.

Tanto el alcalde de Écija, Juan Wic (PSOE), como el delegado del Gobierno, Juan José López Garzón, y representantes sindicales han asegurado que los bomberos llegaron al lugar del siniestro cinco minutos después de recibirse la primera llamada que advirtió del incendio.

No obstante, algunos vecinos han dicho a los periodistas que esta versión es falsa y que los bomberos tardaron en llegar entre media hora y tres cuartos de hora.

Los incidentes sobre los que ahora deberá de informar la Jefatura Superior de Policía de Sevilla comenzaron poco después de las 12.15 horas, cuando los cadáveres de los seis fallecidos en el siniestro eran sacados del domicilio e introducidos en coches fúnebres.

En esos momentos, medio centenar de vecinos arremetieron contra el camión de bomberos que había participado en la extinción del incendio, al que apedrearon, lanzaron botellas e incluso un individuo golpeó con su propia cabeza.

El camión, que resultó con una luna rota, al salir marcha atrás del lugar golpeó a varios vehículos que estaban estacionados.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios