El inspector jefe de la Udyco comparece en los Juzgados tras salir de la cárcel

  • Familiares y amigos de A.M. pagaron ayer a través del representante legal del agente los 40.000 euros de fianza impuestos por el juez

El inspector jefe de la sección de Crimen Organizado de la Udyco-Costa del Sol, A.M., ha comparecido esta mañana en los juzgados de Marbella para cumplir con la obligación legal de firmar en sede judicial después de que ayer abandonase la prisión de Sevilla.

Familiares y amigos de A.M. pagaron ayer a través del representante legal del agente los 40.000 euros impuestos por el juez en comisión de servicio del Juzgado de Instrucción número 5 de Marbella y, tras ser recibida la resolución judicial en el Centro Penitenciario de Sevilla éste fue puesto en libertad provisional.

A.M. fue detenido el pasado 14 de marzo por presuntas irregularidades en el ejercicio de su trabajo y ha estado algo más de un mes encarcelado en la cárcel sevillana en un módulo destinado para agentes de los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado.

El juez Julián Cabrero también dictó el martes un auto de libertad bajo fianza de 40.000 euros para el jefe del grupo de la Udyco en Marbella, C.F., detenido en la misma operación.

Julián Cabrero ha revocado los autos de prisión de los dos policías al entender que el riesgo de destrucción de pruebas "ha decaído", y que "el elevado riesgo de fuga" se ve disminuido por el arraigo familiar y por la imposición de una fianza elevada.

A.M. y C.F. ingresaron juntos en el Centro Penitenciario de Sevilla el pasado mes y en la misma operación fueron detenidos también el jefe del grupo de la UDYCO en Fuengirola, Isaac P., y el inspector Eusebio V., que quedaron en libertad con cargos, así como un médico de una clínica estética privada de Marbella que abonó 30.000 euros en concepto de fianza para aludir la prisión.

El juez imputa a A.M. los delitos de tenencia ilícita de armas, malversación, cohecho, contra los derechos fundamentales y omisión del deber de perseguir delitos.

A.M. presuntamente se apropió de un televisor de 42 pulgadas incautado el pasado año, aparato que tuvo en su poder unos días hasta que lo reclamó el juzgado.

Sobre la imputación de tenencia ilícita de una pistola, de 9 milímetros sin numeración, fuentes cercanas al entorno del policía afirmaron que el arma no era suya y que llevaba muchos años dentro de un armero en la Comisaría de Málaga.

Por su parte, a C.F. le imputa los delitos de falsedad, malversación, cohecho, contra los derechos fundamentales y omisión del deber de perseguir delitos

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios