Un fallo en la lectura de las señales para dos trenes del AVE de Málaga

  • Un convoy llega a Madrid hasta 105 minutos tarde, mientras que otro sufre una demora de 40 minutos · Renfe devuelve el importe íntegro de los billetes

Primer incidente serio en la recién inaugurada línea ferroviaria de Alta Velocidad que une Málaga y Madrid. Tras dos jornadas de total normalidad, ayer dos trenes que partieron de la estación María Zambrano alcanzaron su destino en la Terminal de Atocha con importantes retrasos. Uno de ellos, que partió de la capital de la Costa del Sol a las 14.00, arribó en Madrid una hora y 45 minutos más tarde de lo inicialmente previsto. El otro servicio afectado, cuya salida se produjo a las 07.10 de la estación malagueña, registró 40 minutos de tardanza.

Los dos incidentes tuvieron una misma causa según Renfe: un fallo en el dispositivo que el tren tiene para leer el sistema de señalización de la línea Madrid-Sevilla, por la que realiza buena parte de su recorrido. Este trazado cuenta con un mecanismo de señalización denominado LZB, distinto al de ERMTS instalado en el resto de líneas AVE, incluido el tramo Córdoba-Málaga. El instrumento no leyó una de las señales, lo que hizo que la locomotora se parara y tuviera que reiniciar todo el dispositivo de lectura de señales, lo que ocasión un importante retraso de tiempo.

Tanto el presidente de Renfe, José Salgueiro, como el director general de Infraestructuras Ferroviarias de Adif, Antonio Sánchez Doblado, desvincularon estos errores de una supuesta falta de pruebas en la línea Málaga-Madrid. Los dos incidentes son los primeros que suceden en el trazado Málaga-Madrid, inaugurado por el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, el pasado domingo. Dada la magnitud del retraso, Renfe va a tener que devolver el importe de los pasajes a todos los viajeros que hacían el trayecto hacia la capital de España. Desde que el pasado lunes empezase el servicio comercial de la línea AVE Málaga-Madrid han sido ya 5.813 los pasajeros que han hecho uso de este medio de transporte. La ocupación media de los 33 servicios prestados el lunes y el martes fue superior al 60 por ciento. Para la jornada de ayer la previsión de Renfe era que el número de pasajeros rondase los 4.500.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios