Una llamada pide una cifra millonaria para liberar al empresario sanluqueño

  • La familia de Rafael Ávila desconoce su paradero desde la noche del pasado lunes · El juzgado mantiene abiertas "todas las líneas de investigación" sobre el caso

El juzgado de instrucción de Sanlúcar que lleva el caso de la desaparición del empresario Rafael Ávila mantiene "abiertas todas las líneas" de investigación. Aunque las fuentes oficiales seguían ayer sin confirmar ni desmentir la posibilidad de un secuestro, la teoría más verosímil, ya que ayer se cumplían dos días desde que el pasado lunes se perdiera el rastro del empresario de 44 años. Un grupo de policías expertos en la negociación y resolución de raptos ya participa en el caso aunque, según la familia, hay pocas pistas. Además, dicen haber recibido llamadas que califican de "absurdas", y que podrían venir delincuentes de baja estofa para sacar beneficio.

Este medio ha podido precisar que el primer contacto telefónico, horas después de que se presentara una denuncia formal por la desaparición, se produjo para reclamar una millonaria cantidad de dinero a cambio de la libertad de Ávila Tirado. Algunas fuentes indicaron que la cifra podría ascender a los 10 millones de euros, aunque ese extremo no se ha confirmado oficialmente.

La primera denuncia, realizada por Rafael Ávila Camacho, padre del desaparecido, no aportaba datos directos sobre un posible secuestro, aunque él sospechaba que podía haber ocurrido algo desagradable, indicó la Subdelegación del Gobierno en Cádiz. El hombre manifestó su inquietud porque no tenía datos sobre el paradero de su hijo desde las 21:00 del pasado lunes.

Los datos aportados por fuentes de la investigación y círculos próximos a la familia apuntan a que un grupo de personas lo pudo retener después de salir de trabajar y lo montó a la fuerza en un coche. Al parecer, los supuestos captores no habrían sustraído ningún efecto de la asesoría en la que trabajaba Ávila Tirado -incluso se halló su cartera- y tampoco se observaron signos de violencia en el inmueble. La Policía hizo la preceptiva inspección ocular del local posteriormente.

Otra posibilidad, aunque parece algo más lejana, es la desaparición voluntaria del empresario, casado y con hijos. No obstante, tampoco se descarta totalmente porque, se insiste desde el punto de vista oficial, "el juzgado mantiene abiertas todas las líneas de investigación".

Uno de los hermanos de Rafael, José Manuel Ávila Tirado, leyó a última hora de la tarde de ayer un comunicado de prensa en las inmediaciones del domicilio familiar, rodeado de cámaras de televisión.

José Manuel declaró que "hasta tel momento no sabemos absolutamente nada de mi hermano" aunque estaban recibiendo "un montón de llamadas absurdas" por lo que están hartos "de rumores falsos y de todas las cosas que se están diciendo".

El hermano del desaparecido manifestó que "la Policía aún no ha avanzado lo suficiente y no nos comunica tampoco gran cosa" y fue más allá al asegurar que "dicen que están trabajando en el tema, nos imaginamos que así es, pero todavía no les ha dado tiempo porque acaban de empezar a tomarse, digamos, más en serio la desaparición" de Rafael. Con claros signos de emoción, concluyó pidiendo la colaboración ciudadana para la pronta resolución del caso.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios