Micaela Navarro, Consejera de Igualdad y Bienestar Social

"La mujer ha ganado presencia en la política, pero no poder"

  • La responsable de las competencias sobre igualdad valora la creación de un ministerio específico para luchar contra un machismo "aún presente" en la sociedad

Comentarios 26

En 2004, Manuel Chaves llamó a Micaela Navarro, entonces diputada nacional y responsable de Igualdad en la Ejecutiva federal del PSOE, para diseñar una nueva consejería que compatibilizase Asuntos Sociales con un reto de la Junta de Andalucía: fomentar la igualdad de oportunidades entre hombres y mujeres. Ahora, el presidente andaluz le ha renovado su confianza y Rodríguez Zapatero, con el que guarda una estrecha amistad, ha copiado la iniciativa de Chaves en su Gobierno.

-¿Cómo valora la creación de este nuevo ministerio?

-Desde mi experiencia, como muy positivo. Hay cada vez más mujeres que ocupan cargos de responsabilidad, pero todavía no se corresponde la presencia con el poder, y menos aún en el ámbito político.

-¿Tienen más facilidades los hombres que las mujeres?

-Los hombres tienen familia y, nosotras, vida familiar. Aun así, me considero una privilegiada en comparación con otras muchas mujeres.

-¿Aún persiste el machismo en la sociedad?

-Sin ninguna duda. Son reductos, pero no lo suficientemente reducidos todavía.

-¿De dónde proceden?

-Por desgracia, hay brotes en todos sitios.

-¿Y en las críticas, por ejemplo, de dirigentes del PP a la creación de este Ministerio?

-En cuanto a las declaraciones de Esperanza Aguirre, creo que si ella tuviera una Consejería de Igualdad diría que Zapatero la copia, pero como no, lo descalifica.

-Algunas asociaciones de hombres han pedido que no haya discriminación, y el Ministerio se ocupe de más cosas que la polémica de las faldas, como la custodia compartida o los procesos de divorcio.

-Cada tema tiene su ámbito. De las faldas, por poner el ejemplo que usted me pone, se ocupó Empleo. La custodia compartida es de Justicia. Este Ministerio se va a ocupar de coordinar todas las políticas de igualdad. Para tener legitimidad para luchar por la igualdad, hay que tener claro que no se trabaja en contra de los varones, sino de equiparar derechos. No se trata de generar derechos detrayéndoselos a la otra mitad de la población.

-Para conseguir la igualdad salarial, ¿sería partidaria de publicar los nombres de las empresas que no pagan por igual a sus empleadas?

-La ley, desde hace mucho tiempo, prohíbe la desigualdad salarial. La desigualdad se produce en la mayoría de los casos por la clasificación de los puestos de trabajo. Las mismas funciones con diferentes nombres y peores sueldos para los mujeres.

-El caso Mari Luz ha detectado colapsos en la Justicia, ¿afectan a los de violencia de género?

-Quedan algunos por poner en marcha, pero creo que el funcionamiento es muy aceptable.

-¿Qué opina de que se relacionen los casos de violencia de género con críticas a la ley?

-Por aprobar una ley no se acaba con el problema, necesita su desarrollo. La mitad de las mujeres asesinadas este año nunca habían puesto una denuncia y así, difícilmente, se pueden poner en marcha los mecanismos de la ley.

-Algunas mujeres creen protegerse con apariciones en programas de televisión.

-Lo decimos en las casas de acogida. Multiplica el riesgo.

-Sobre otra cuestión, en el diseño del Gobierno central, el desarrollo de la Ley de Dependencia se incorpora al Ministerio de Educación.

-Creo que pretenden, al integrar las políticas sociales en Educación, facilitar el tránsito para incorporar las competencias sobre los niños de cero a tres años.

-Las guarderías, que también en Andalucía serán de Educación. Un quebradero menos de cabeza en septiembre.

-Este septiembre, no. Una comisión trabaja en el asunto desde hace un año y acordó que habrá una transitoria para que la competencias pasen a la consejería de Educación en el curso 2009-2010.

-Y sobre la Ley de Dependencia, ¿se han solucionado los retrasos?

-No es lo mismo 100.000 solicitudes, al principio, que ahora. Los retrasos ya están corregidos. La ley marca que entre la solicitud del dependiente hasta que reciba la prestación no pasen más de seis meses. La media está en torno a los cuatro meses.

-¿Cuántas solicitudes se han presentado?

-A 18 de abril, 125.000, de las cuales el 81% ya habían sido valoradas. De esas, más de 20.000 no tienen dependencia y 32.500 ya recibían una prestación.

-Para terminar, los menores inmigrantes siguen siendo un problema, ¿para cuándo el regreso?

-De la reunión en julio entre España y Marruecos, salí muy esperanzada. Ahora lo estoy menos. Pero sigo convencida de que esos niños deben volver con sus familias.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios