El núcleo duro del Ejecutivo se refuerza con dos vicepresidencias

  • Jaén y Sevilla absorben casi la mitad de las carteras y las de mayor peso · El Gobierno andaluz afianza su tendencia paritaria volviendo a tener más consejeras que consejeros

El diseño del nuevo Ejecutivo del presidente Manuel Chaves definió ayer aún más los dos ejes de poder de Andalucía: Jaén y Sevilla. Las dos provincias no sólo acapararán el 50% del próximo Gobierno en términos cuantitativos sino también cualitativos: siete de quince consejerías, y las de mayor peso en términos políticos y económicos. Pero esta novedad, en parte heredada de la legislatura que ahora concluye, no es la única. El presidente andaluz ha decidido potenciar el núcleo duro de su Gobierno con la creación de dos vicepresidencias que reparte entre sus dos consejeros de máxima confianza: el de la Presidencia, Gaspar Zarrías, y el de Economía y Hacienda, José Antonio Griñán, piezas fijas en todas las quinielas desde el 9-M.

La paridad, otra apuesta presidencial desde el año 2000, cuando por vez primera equilibró el número de mujeres y hombres en su equipo, le da continuidad a la tendencia inaugurada hace cuatro años: más mujeres con carteras que hombres. Un reparto de 8 a 7 que ha sido posible gracias a la creación de la nueva Consejería de Vivienda, elemento vital para dar forma al que ha sido uno de sus mayores compromisos para ganar en las urnas: el derecho a la vivienda, por ley.

La renovación ha ido de manera paralela a la distribución territorial de departamentos, de manera que la continuidad ha estado garantizada para los tres consejeros jienenses y las dos sevillanas del anterior mandato, que ahora suman a su grupo un miembro más cada uno. En el caso de Jaén, amén de la permanencia en Igualdad de Micaela Navarro, siguen al frente de Presidencia Gaspar Zarrías y de Innovación Francisco Vallejo, que absorbe el protagonismo de Gobernación, hasta ahora tercer pilar del poder andaluz. Con estos dos últimos, se cierra definitivamente la composición del triunvirato jienense, ya que la nueva incorporación es la que parece estar llamada a la sucesión de Chaves, María del Mar Moreno, ex presidenta del Parlamento andaluz, que ahora se hará cargo de una de las consejerías clave: Obras Públicas y Transportes. Una buena plataforma para dar a conocer su gestión y favorecida por la profusión de actos inaugurales.

Las sevillanas María Jesús Montero y Evangelina Naranjo estarán de nuevo en la foto fija de hoy como consejeras, si bien la primera continuará al frente de Salud y la segunda abandona Gobernación para tomar las riendas de Justicia y Administración Pública, vacante tras la exclusión de María José López. La cuota de esta provincia queda completa con Juan Espadas, que toma el mando de la que será una consejería estrella: Vivienda y Ordenación del Territorio.

Frente a las ganadoras hay una gran perdedora. Las dos consejerías con las que crecen Jaén y Sevilla son a costa de Cádiz, cuyo nivel de influencia decae al pasar de tres a una. Precisamente, la provincia con más paro en las estadísticas nacionales seguirá ostentando Empleo, que encabezará de nuevo Antonio Fernández, mientras las dos carteras que cede son Turismo y Obras Públicas, que hasta ahora ostentaban Sergio Moreno -relevo de Paulino Plata, que renunció para optar a la Alcaldía de Marbella- y Luis García Garrido -nombrado tras el cese de Concepción Gutiérrez para ser diputada nacional por Jaén.

El grupo de repetidores lo cierran, además de Griñán, que pertenece a la rama cordobesa, la malagueña Rosa Torres que repite en la dirección de Cultura, concentrándose así la regeneración en Huelva, Almería, Granada y Málaga.

Quien desaparece del organigrama y se apea del coche oficial es uno de los veteranos: Isaías Pérez Saldaña. Tras tres legislaturas con paso en dos ocasiones por Asuntos Sociales y una por Agricultura y Pesca, Chaves ha decidido prescindir de él. La compensación a su provincia, Huelva, ha sido atender a una de sus principales reivindicaciones, la gestión de la consejería de Medio Ambiente, por la presencia de dos espacios antagónicos: el polo químico de Huelva y el Parque Nacional de Doñana. La responsable de conducir este departamento será la parlamentaria Cinta Castillo.

En Almería, el sucesor de Fuensanta Coves, que deja Medio Ambiente por la Presidencia del Parlamento, será el secretario general del PSOE almeriense, Martín Soler. Una circunstancia que obligará a alguna modificación ya que existe una norma no escrita de incompatibilidad entre consejería y cargo orgánico. Aunque como en toda regla existe una excepción, Gaspar Zarrías, de ese privilegio no gozará Soler, ya que como adelantó el secretario de Organización del PSOE-A, Luis Pizarro, casos como el suyo se tienen que resolver con su renuncia como secretario y la elección de un sucesor en un congreso ordinario.

En la parcela granadina la remodelación es completa. Tras la marcha de la consejera de Educación, Cándida Martínez, para ocupar un escaño en el Congreso, y la desaparición de López, la cuota ha sido cubierta por la hasta ahora secretaria general de Relaciones con el Parlamento, Clara Aguilera, que sustituye a Naranjo en Gobernación, y por Teresa Jiménez, que tendrá que hacer los deberes para la aplicación del nueva Ley de Educación y enfrentarse a la asignatura pendiente del fracaso escolar.

La renovación parcial malagueña se completa con el mantenimiento de Turismo, que será gestionado por Luciano Alonso.

Con un Ejecutivo de paridad y renovación a partes iguales, concebido desde la premisa de ni una provincia sin consejería -aunque en el PSOE se esfuercen por anteponer el criterio del mérito al territorial-, Chaves perfiló el equipo con el que llegar a la próxima cita electoral, a la que aspiró en su debate de investidura con un reto al jefe de la oposición, Javier Arenas: "Si quiere, nos vemos las caras en 2012".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios