Todos pierden en la comisión

  • El PSOE tilda de "vergonzosa" la intervención del PP Los populares acusan a Díaz de "burlarse de los parados" por llamar "tieso" al marido

Comentarios 8

Todos han perdido en la comisión. O todos han ganado. Igual que ocurre tras unas elecciones, cuando ayer tocó sacar conclusiones sobre lo ocurrido en la primera fase de comparecencias de la comisión de los cursos de formación, todos los partidos se arrogaron la victoria y calificaron de "perdedores" a la oposición.

El PSOE fue el más rotundo a la hora de congratularse. Era el que más se jugaba, con las declaraciones de Manuel Chaves, José Antonio Griñán y Susana Díaz, dos ex presidentes y la actual jefa del Ejecutivo, condensadas en 24 horas. La sensación de los socialistas es que han cumplido con su obligación de ponerse a disposición de los representantes de los ciudadanos en el Parlamento, algo que no hizo la ministra Fátima Báñez, y que, además, han desmontado la teoría del fraude estructural dirigido desde la Junta, que defiende el PP. Susana Díaz superó incluso un de los grandes asuntos que ponían en riesgo su valiosa distancia con los años en los que se dieron las irregularidades investigadas: que su marido trabajara para UGT y que sueldo -mileurista- dependiera de los cursos de formación que organizaba el sindicato. "Ha quedado claro que en Andalucía no ha habido una trama política alrededor de la formación ni una estrategia premeditada para producir un quebranto a las arcas públicas", dijo el portavoz del PSOE, María Jiménez.

El vicepresidente de la Junta, Manuel Jiménez Barrios, por su parte, aseguró que al PP "se le fue de las manos su intento de montar un circo" y calificó de "vergüenza" que utilizaran sus dos intervenciones "exclusivamente a hablar del marido de la presidenta".

Las críticas no hicieron mella a los populares, que ayer volvieron a cargar contra la pareja de Susana Díaz. "Decir que su marido era un tieso es una burla para los miles de parados andaluces. Ha ganado un sueldo digno durante diez años. En el PP no se mira la dignidad de las personas por su salario", aseguró la diputada popular Teresa Ruiz-Sillero.

La secretaria general del PP-A, Dolores López, destacó que "fue curioso cuando dijo que su marido era un auxiliar administrativo que se encargaba de transportar cajas y de hacer llamadas telefónicas; todos nos preguntamos, y ella no respondió, por el hecho de que aparezca como tutor y evaluador en 46 cursos, porque eso no lo hace un auxiliar de administrativo".

Incluso Fátima Báñez valoró los hechos que investiga la comisión, a la que renunció a acudir, desde la distancia. "No ha habido en ninguna comunidad autónoma un problema y un escándalo como el que se vive en Andalucía, que ha hecho que haya 18 tribunales que investigan más de 3.000 millones de euros en la formación de los andaluces que no se han justificado como corresponde", afirmó.

Tampoco Podemos se mostró conforme con la actitud de los altos cargos de la Junta que han pasado por el Parlamento en últimos meses. "Una de las cosas más dolorosas es que la presidenta haya reconocido que los cursos de formación se paralizaron por las sospechas en la gestión, lo que supone que unos 75.000 andaluces se han quedado durante cinco años sin formación profesional para el empleo por sospechas", indicó la secretaria general, Teresa Rodríguez, a quien la comparecencia de Susana Díaz "defraudó" porque fue "refractaria" con la transparencia.

Ciudadanos fue el grupo más preocupado ayer en ponerse medallas. Insistieron que la comisión se puso en marcha a propuesta suya, como uno de los acuerdos alcanzados con el PSOE para apoyar la investidura de Susana Díaz. "Hemos sentado a veintisiete años de gobiernos socialistas en cuarenta y ocho horas", apuntó el portavoz adjunto de Ciudadanos, Sergio Romero, quien calificó de "realmente lamentable" la actitud del PP en el órgano parlamentario.

IU, el último partido que compone la comisión, cargó contra el PSOE y el PP al mismo tiempo. "Han sobrado. La han usado como escenario de la pelea inútil del bipartidismo", argumentó su portavoz adjunta, Elena Cortés. La coalición de izquierdas además manifestó su disconformidad con las pocas conclusiones que se pueden extraer de las últimas intervenciones. "Chaves, Griñán y Díaz han venido a escurrir el bulto", sentenció.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios