Andrés del Campo. Pte. de la Federación de Comunidades de Regantes

"Es posible un reparto justo y equilibrado de los recursos"

  • La organización que preside celebra a partir de hoy en Huelva el congreso nacional, que debatirá los problemas que afectan al regadío.

Comentarios 1

-¿Qué mejoras han alcanzado los regantes españoles en su etapa como presidente?

-Destacaría la colaboración con la Administración en la elaboración, aprobación y ejecución del Plan Nacional de Regadíos Horizonte 2008 gracias al cual se pudieron conseguir ayudas directas para las comunidades de regantes de la UE y transformar más de un millón de hectáreas que han pasado de riego de gravedad a riego localizado y por goteo, lo que ha supuesto que seamos el primer país del mundo en superficie de riego localizado. También hemos procurado siempre limar las asperezas entre las administraciones central y autonómicas y los usuarios. Un ejemplo es el blindaje del trasvase Tajo-Segura. Su memorándum es histórico, pone fin a más de tres décadas de conflictos territoriales por el agua y es la muestra de que es posible un reparto justo y equilibrado de los recursos al margen de intereses políticos.

-Los planes hidrológicos y la duplicidad de competencias resultan casi imposibles de entender por el ciudadano. ¿Se gestiona bien el agua en España?

-Se gestionaría mejor si se diseñara una política hidrológica largoplacista y no cortoplacista como se ha venido haciendo durante muchos años. Lo deseable sería un consenso entre los partidos mayoritarios para que los planes que se proyectan en una legislatura, con un horizonte mínimo de diez años vista, se ejecuten durante el ciclo político que corresponda sin depender de las prioridades del Gobierno de turno. Así el agua se gestionará mucho mejor cuando alcancemos el ansiado Plan Hidrológico Nacional, que cada vez vemos más cerca, pero que ha sufrido un retraso de años por dos motivos. Por un lado, la complejidad de los propios planes de cuenca españoles, que obligan a reflejar muchos más datos de los requeridos por la normativa europea y que habría que simplificar; por otro, lo que yo llamo la "contaminación política" del agua. Nunca hay que pasar por alto que quienes deben cuantificar las demandas de agua son las confederaciones hidrográficas de acuerdo a criterios técnicos y no las autonomías de acuerdo a criterios políticos. Así no sólo evitamos las duplicidades competenciales, sino la seguridad de que el agua se reparte teniendo en cuenta el interés general y no el localista.

-¿Han obtenido una respuesta seria por parte del Gobierno respecto al tarifazo eléctrico?

-El Ministerio de Agricultura ha sido y está siendo un gran mediador, Isabel García Tejerina es un gran relevo, pero el hueso duro de roer está en Economía e Industria. Esa aparente falta de voluntad política se debe al miedo que les producen los aproximadamente 30.000 millones de déficit de tarifa que acumula el sistema eléctrico. Si rebaja los costes fijos de la energía -que son los que más han aumentado para tratar de reducir este déficit- se queda sin unos ingresos seguros que perdería al haberse reducido más de un 30% los consumos energéticos actuales sobre los previstos antes de la crisis. De cualquier modo, en las circunstancias actuales de tarificación y costes energéticos, gran parte del regadío español resultaría insostenible.

-Celebran a partir de hoy el XIII Congreso Nacional de Comunidades de Regantes de España. ¿Qué esperan de esta cita?

-El objetivo de estos congresos nacionales es servir de foro de análisis y debate sobre los problemas que afectan al regadío, tratando de buscar soluciones consensuadas y facilitando a los regantes el conocimiento necesario sobre lo último en tecnología para maximizar su actividad de una manera eficiente y sostenible. Debemos concienciar a todos de que el regadío moderno no sólo produce alimentos sino que beneficia a toda la sociedad y el medio ambiente. Además, no debemos olvidar que nuestro sector tiene un papel protagonista dentro de la economía ya que supone cerca del 3% del PIB y casi el 15% con toda la industria agroalimentaria asociada. Somos un sector estratégico que pasa una grave situación por las decisiones políticas que se han tomado en materia energética, y el Gobierno no puede mirar hacia otro lado.

-Tendrá como escenario Huelva, una provincia en la que el regadío tiene un papel fundamental.

-Efectivamente, el regadío de Huelva es un ejemplo de modernización y de tecnificación, de incorporación a las nuevas tecnologías de riego combinadas incluso con los últimos dispositivos como smartphones y tablets; el binomio agricultura-tecnología es una realidad, el regadío cada día es más smart. Ciertamente, la provincia de Huelva parte de una situación de ventaja por el clima y sus regadíos son de una gran productividad.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios