El presidente de la Diputación de Málaga cesa como portavoz a un crítico

  • Fernando Centeno y Lina Vidales quedan relegados tras el congreso del PSOE

Esperanza Aguirre ha encontrado en Salvador Pendón, presidente de la Diputación de Málaga, a un alumno aventajado. Un día tardó la presidenta de la Comunidad de Madrid en destituir de su Gobierno a los dos consejeros que habían apoyado a Rajoy en el Congreso Nacional del PP. El presidente del órgano provincial hacía ayer lo propio con los críticos de su equipo apenas 48 horas después del Congreso provincial del PSOE, que dio la victoria a la candidatura oficialista, liderada por Miguel Ángel Heredia, y respaldada por el propio Pendón y la secretaria general saliente, Marisa Bustinduy.

El grupo socialista en la Diputación destituyó ayer de forma fulminante a Fernando Centeno como portavoz en el órgano supramunicipal.

Centeno, una de las caras más visibles del movimiento crítico que aspiraba a hacerse con la secretaría general del partido, también ha sido relegado de sus funciones como diputado de Cultura. Ahora, se encargará de los centros de mayores, una subárea integrada dentro del Área de Derechos Sociales. El propio ex portavoz interpretó ayer la decisión como "un castigo ejemplar" para el resto del grupo.

La remodelación de equipo abordada por el presidente de la Diputación también ha afectado a Lina Vidales, diputada de Derechos Sociales, que pierde peso político al hacerse cargo de Educación, área de menor presupuesto. Lina Vidales también formaba parte de Alternativa Socialista, el movimiento liderado por Fernando Arcas, candidato a la secretaría general de en el pasado cónclave.

Vidales no quiso interpretar su cambio como un castigo: "No ha pasado nada, sólo una reestructuración de área que ha hecho el presidente de la Diputación; yo me debo a los ciudadanos en un área como en otra".

La noticia sí cayó como un jarro de agua fría en el seno del sector crítico. Arcas aseguró ayer la decisión de Pendón "es una mala señal" por lo que no descartaba "más gestos de este tipo con el resto de compañeros", dijo. Arcas, que reconoció que ha pasado a ser un militante más dentro del partido, pidió a la nueva dirección que "ampare y proteja a los militantes que hemos hablado con libertad".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios