"Hay solución a la tensión por el precio máximo de las VPO"

  • Sindicatos y empresarios, confrontados en el Pacto por la Vivienda por el tope de los pisos · La FAMP aboga por crear un escalón entre protegidas y de renta libre

Este fin de semana, el socialista Francisco Toscano, alcalde de Dos Hermanas, será reelegido como presidente de la federación que aglutina a los 770 municipios andaluces. Esperaba a la Asamblea para poner la rúbrica de los gobiernos locales al Pacto por la Vivienda, que negocia con la Junta, sindicatos y empresarios y del que los ayuntamientos se sienten "corresponsables" para garantizar una vivienda asequible a los andaluces.

-¿Seguro de que habrá pacto?

-Convencido, porque interesa a los ciudadanos y a la construcción, sobre todo ahora, que hay ciertos recelos de parálisis. Ya están solventados los principales escollos.

-¿Cuáles han sido?

-Para nosotros, los mecanismos para agilizar la adaptación de los planes generales a la Ley de Ordenación Urbanística (LOUA), con un 30 por ciento de suelo para viviendas protegidas. Habrá un decreto ya consensuado con Obras Públicas que posibilita a los municipios circunscribirse a su territorio y, sabiendo lo que dice la ley, aplicarla cuando innoven su plan.

-Si no hubiera un Pacto por la Vivienda sobre la mesa, ¿la Junta se hubiera comprometido?

-El empeño de todos en que haya este pacto facilita las cosas. A primeros de año, previendo la parálisis que se podía producir en el crecimiento de los municipios, hicimos ver a la Consejería que entrábamos en cierta contradicción: una ley que pretende producir suelo para vivienda protegida y la incoherencia de la parálisis de los planes al no adaptarse a la ley. Sin duda, si no hubiera una voluntad unánime de todos los sectores implicados en un gran pacto por la vivienda, no se habrían dado los últimos pasos para que se resolvieran.

-La Junta rectifica y excluirá a los municipios de menos de 10.000 habitantes de los límites de crecimiento del Plan de Ordenación Urbanístico de Andalucía (POTA).

-Con este tipo de normas tan transcendentes, su implantación siempre produce roces y recelos. De no tener nada a tenerlo todo controlado se requiere un periodo de adaptación, y eso es lo que el pacto va a producir.

-¿Fue una norma poco estudiada?

-Los parlamentos son soberanos al legislar y hay modificaciones de anteproyectos de ley que se hacen a última hora y a lo mejor no se sopesa lo suficiente la repercusión. Compartimos que haya límites al crecimiento pero éstos surgieron de forma automática en el Parlamento y sin haber podido medir las consecuencias de la norma.

-¿Ha habido muchos alcaldes molestos?

-Con lo que había hasta ahora, claro que había disconformidad en los gobiernos locales, de todos los colores. Con lo que va a ser el eje del pacto, hay unanimidad sea cual sea el color político.

-Da la impresión de que el pacto viene a arreglar el desaguisado de las normas aprobadas.

-El pacto tiene la virtualidad de tratar de consensuar a todos los implicados para buscar fórmulas, respetando el marco legal, que sirvan para dar soluciones a los vecinos.

-El PP pide que se derogue el POTA. ¿Cómo se pueden introducir los cambios?

-Creo que hay margen reglamentario suficiente. Otra cosa es que por seguridad jurídica se busquen normas de mayor rango. No estamos en contra de la LOUA o el POTA, sino en la interpretación de su aplicación.

-Ahora el principal escollo es el precio máximo de las VPO. Los sindicatos se niegan a firmar si supera los 150.000 euros y los empresarios presionan para incluir pisos a precio tasado, para aquellos que superan los niveles de renta y no llegan a una vivienda libre.

-Es la parte más tensa del pacto. Entiendo a los sindicatos y el tope que exigen, que ya me parece excesivo, porque firmaríamos un pacto bonito, pero sin calado social. También la preocupación de los empresarios por la situación del mercado. Creo que hay formulas que pueden salvaguardar los intereses de los usuarios de esas VPO. Por una parte, respetar los módulos ya aprobados para el 100 por cien de las VPO y, al mismo tiempo, sin acogerse a los beneficios de las protegidas, crear un escalón intermedio a precio tasado, sin ayudas, para que no reste capacidad ni aumente el precio de las protegidas. Me parece positivo que, como quieren los empresarios, no se pase de golpe de las protegidas a las libres.

-Incluir viviendas para quienes superan los 3.100 euros al mes.

-El pacto debe primar las viviendas protegidas, que sean el gran número de esas 300.000 en la próxima década, pero esto no entra en contradicción con que haya al margen viviendas de precio tasado, sin los beneficios de las VPO ni sus obligaciones, como los derechos en segunda venta o los retractos.

-El Pacto ya está anunciado en radio y televisión.

-Es una apuesta arriesgada, porque podría no haber salido, pero ha servido para concienciarnos a todos de la necesidad de suscribirlo.

-¿Cuándo se firmará? Chaves lo quiere antes de Navidad.

-No me preocupa la fecha, aunque a todos nos interesa, más hoy que mañana. Conviene adelantarnos antes de las elecciones para que los ayuntamientos nos pongamos a trabajar y, a lo largo de 2008, ver ya resultados.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios