Actualidad Provincia

En busca de soluciones a la plaga del mosquito del trigo

  • La fuerte incidencia de esta plaga amenaza los rendimientos de esta campaña, por lo que la Diputación ha solicitado autorización a la Junta para la quema de rastrojos como paliativo.

El pleno de la Diputación de Sevilla ha aprobado, recientemente, por unanimidad una moción del Grupo Popular que pide a la Delegación Territorial de la Consejería de Agricultura, Pesca y Desarrollo Rural, que se autorice la quema de rastrojos en las zonas de cultivo de cereal de la provincia para evitar así la proliferación del mosquito del trigo y minimizar los daños que esta plaga va a ocasionar en esta campaña, cuya siega empezó a últimos de mayo. En nuestra provincia se cultivan más de 166.000 hectáreas de trigo, convirtiéndola en una de las principales productoras de trigo a nivel nacional y la primera a nivel regional. 

"El retraso y la escasez de las lluvias y la ausencia de frío este invierno han hecho que el mosquito prolifere, se convierta en plaga y ponga en peligro el cultivo del trigo", explica Ramón García, secretario provincial de Coag-Sevilla y agricultor cerealista en Carmona. "Esta plaga pone en peligro la economía de la comarca de la Campiña y determinadas zonas de la Vega. Municipios como Carmona, Écija, Fuentes de Andalucía, Arahal, Paradas, Marchena, Osuna, El Coronil, Utrera y parte de Lebrija dependen en gran parte de este cultivo". 

"La zona más afectada es en especial el cuadrado de terreno entre las localidades de Marchena, Carmona, Fuentes de Andalucía y Écija, que hacen unas 15.000 ó 20.000 hectáreas", asegura Sergio Gómez, concejal de Medio Ambiente del Ayuntamiento de Écija. "Hay zonas donde prácticamente no se va a recoger trigo porque el mosquito se lo ha cargado todo". Asegura el concejal que en fincas donde normalmente se recogen unos 3.000 ó 4.000 kilos por hectárea se están recogiendo entre 500 y 800 kilos, "con las pérdidas que esto supone". 

Afortunadamente, según COAG, "estos rendimientos que perdemos los agricultores están cubiertos por Agroseguros, nos han garantizado que las pérdidas ocasionadas por la plaga están aseguradas", afirma Ramón.

Autorización inminente. Consciente del grave problema, la  Diputación de Sevilla se ha hecho eco de él y ha solicitado a la Junta de Andalucía la autorización para la quema de rastrojos como medida paliativa para acabar con el mosquito, autorización que parece será inminente para poder empezar con el tratamiento. "La Diputación ha sido intermediadora y nos consta que se está mirando con buen ojo esta medida desde la Junta de Andalucía", afirma Sergio Gómez. Algo que también corrobora el secretario provincial de COAG. "Estamos tranquilos porque la Junta parece que va a dar luz verde en breve. Mantuvimos con los técnicos una reunión sobre el terreno para que vieran in situ los daños, y ya nos han presentado un mapa de actuación contra la plaga para delimitar las zonas prioritarias", explica García.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios