Al salir de clase

Animals. Drama juvenil, España, 2012, 91 min. Dirección: Marçal Forés. Intérpretes: Augustus Prew, Dimitri Leonidas, Javier Beltrán, Oriol Pla, María Rodríguez Soto, Martin Freeman.

A cada nueva entrega de largometrajes salidos de la Escac (Escola de Cinema i Audiovisals de Catalunya), parece confirmarse esa sospecha de que, detrás de unas formas y texturas, digamos, afines a cierta modernidad festivalera, se esconden pocas ideas originales y mucho préstamo de segunda o tercera mano educado en una cinefilia alternativa igualmente a la moda.

Animals concentra todos estos molestos tics en la enésima propuesta contemporánea sobre el angst juvenil que, con el Elephant de Gus Van Sant, el Afterschool de Antonio Campos, o los videoclips y anuncios de Spike Jonze o Michel Gondry en su horizonte de referencias visuales, busca borrar toda huella de contacto con la realidad local (catalana) para camuflarse torpemente en la superficie vistosa y discontinua de unas imágenes de supuesto carácter impresionista para terminar por no contar gran cosa sobre la crisis de identidad, limítrofe con la locura o el delirio, de un chaval atribulado que pasa sus días entre las aulas de un instituto pijo y la habitación de su casa en la que comparte confidencias y sesiones musicales con su oso de peluche (sic).

El debutante Marçal Forés da muestras de tanta capacidad plagiaria como de escasa claridad de ideas, lo que se materializa en una hora y media de estampas y ritmos más o menos indies, más o menos sugerentes, más o menos confusos, que o bien se volatilizan en su escasa sustancia de fondo o apuntan directamente a una irritante impostura propia de un niño bien jugando con un juguete demasiado caro.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios