cómics

Cuentos de un futuro imperfecto

  • Alberto Monteys nos lleva más allá del tiempo y el espacio en su particular '¡Universo!'

Varias viñetas de la obra. Varias viñetas de la obra.

Varias viñetas de la obra.

Mi primer contacto con la obra del autor catalán fue hace muchos años, dentro de mi faceta de librero especializado (ay, Octubre Cómics de mis entretelas…) cuando en el momento en que abrí un envío de la editorial Camaleón, me entró por los ojos la curiosa y divertida portada de un tebeo llamado Mondo Lirondo. En aquellos momentos, yo no tenía ni idea de quiénes formaban aquel talentoso grupo bautizado como La Penya, entre los que sobresalía el, por entonces, joven Monteys, que ya imprimía en sus páginas esa pátina de humor algo loco y surrealista que lo caracteriza.

Por supuesto, me hice con todos los números de la aperiódica serie y, al poco, disfruté con una nueva obra, ya en solitario, que nos mostró su amor por la ciencia ficción. Se trataba de 'Calavera Lunar' (tal vez su personaje más querido por los lectores) y en ella nos retorcíamos de risa con las peripecias de este torpe personaje, rodeado por unos secundarios no menos descojonantes.

Y pasó el tiempo, los años, su etapa en la publicación juvenil Mister K, donde volvió a ese futuro imaginado por él, de la mano del robótico "periodista" (por llamarlo de alguna manera…) Karlitos Fax. De ahí a su larga estancia en El Jueves, donde realizó docenas de páginas en solitario o acompañado por otro de los grandes talentos del humor gráfico de nuestro país, Manel Fontdevila.

La censura impuesta por los propietarios de la publicación convirtieron su salida del semanario (junto a muchos otros) en un verdadero punto de inflexión en su carrera, un "empezar de nuevo" y con más ganas, lo que nos ha regalado, en los últimos años, una serie de obras geniales, auténticas joyas del humor gráfico y el cómic: Misterios comestibles; Ser un hombre: cómo y por qué; el regreso de La Penya, en Mondo Lirondo Returns… Además, a todas estas perlas hay que sumar su participación en la revista digital Orgullo & Satisfacción, donde además de temas de actualidad, creó la que, a mi parecer, es una de las mejores obras de los últimos tiempos, 'El Show de Albert Monteys', una auténtica sitcom donde el autor se desnuda y nos muestra sus secretos, sus manías, el día a día de la vida de un dibujante.

Estamos de suerte, ya que si tan solo hace poco más de un mes Caramba recopiló en un volumen esta genialidad, en el mes de abril Astiberri reúne en un tomo la que considero que es la GRAN obra en cómic (al menos por ahora) de Albert Monteys: ¡Universo!.

Para los que no la conozcáis, tan solo decir que vio la luz en el sello Panel Syndicate que, como ya deberíais saber, solo publica cómic digitales por los que el lector paga lo que quiere. Sus "padres fundadores", Brian k. Vaughan , Muntsa Vicente y Marcos Martín, queriendo ampliar la oferta le propusieron a Monteys que creara una nueva serie, y así nació esta serie de relatos que nos transportan a un futuro bastante lejano, pero muy reconocible, sobre todo por el comportamiento de los diferentes protagonistas de las cinco historias que componen este tomo. El ser humano va a ser siempre el mismo, da igual lo que evolucione la tecnología. Siempre nos van a acompañar los mismos miedos, esperanzas y miserias.

Así que colocaos la escafandra, ya que este viaje nos llevará, en primer lugar a la sede de las Industrias Wertham, en la que, a causa de un experimento fallido se descubre el viaje en el tiempo. Uno de sus operarios, Thomas, será el encargado de realizar un "pequeño" encarguito que lo llevará hasta el principio de todo…

De ahí a un sentimiento que une a los seres humanos, el amor. Pero, ¿podría aplicarse esto también a seres artificiales? La pregunta la sufrirá en su corazón (y sus carnes) Lola, la creadora del modelo de robot MRR3. Y es que, a veces, se puede matar y morir de amor.

La exploración espacial es una de las obsesiones del ser humano. Un viaje a la lejana Taurus - 77 resolverá, o no, este anhelo. Además, conoceremos, desde el punto de vista de uno de sus últimos habitantes, como su modelo de sociedad cambió "radicalmente".

Todas las historias me parecen geniales, pero el gran diamante de esta recopilación se titula '¡La Cristina del mañana!', que nos remite a la primera narración, a ese erróneo experimento en las Industrias Wertham, y cómo la mujer que le da título se desincroniza cada vez más, quedando perdida en el tiempo. Una historia que demuestra un nuevo registro de su autor, ya que la tristeza, el drama más absoluto, la protagonizan.

Como él mismo confiesa, el salir de la página (o la tira cómica) y meterse de cabeza en estos cómics ha supuesto un verdadero reto como creador. El resultado es de 10, ya que tanto el magnífico dibujo, la fluida narración y la originalidad de sus historias nos llevan de la mano a este universo, del que aún le queda mucho que contar.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios