cómics

El gran queso rojo

  • El volumen presenta una selección de aventuras de Shazam, la mayoría fechadas de 1970 en adelante, además del histórico debut del personaje

El niño Billy Batson y el Capitán Marvel, el superhéroe en el que se convierte. El niño Billy Batson y el Capitán Marvel, el superhéroe en el que se convierte.

El niño Billy Batson y el Capitán Marvel, el superhéroe en el que se convierte.

El superhéroe conocido hoy como Shazam debutó en 1940, con el nombre de Capitán Marvel, en el número 2 (no hubo número 1) de la cabecera Whiz Comics publicada por la editorial Fawcett. El niño Billy Batson, un humilde repartidor de periódicos, es conducido hasta el metro por un desconocido, se sube a un extraño vagón, "con luces que refulgen como ojos de dragón", y acaba en la cueva del viejo mago Shazam, que lleva 3.000 años luchando contra la maldad. Momentos antes de que le caiga encima un enorme bloque de granito, el mago confiere a Batson la sabiduría de Salomón, la fuerza de Hércules, la resistencia de Atlas, el poder de Zeus, el coraje de Aquiles y la velocidad de Mercurio, nombres cuyas iniciales conforman la palabra Shazam. Cada vez que Billy Batson la pronuncia en voz alta, se transforma en el fornido Capitán Marvel, un adulto de traje rojo, capa blanca, adornos dorados y rayo en el pecho. Y a la inversa, si el Capitán Marvel dice Shazam, el que retorna es Billy Batson. El escritor Bill Parker y el dibujante C. C. Beck fueron los encargados de narrar tan imaginativo comienzo.

Con el Capitán Marvel, también conocido con el apodo del Gran Queso Rojo, los editores pretendían emular el éxito de Superman, y vaya si lo consiguieron. En cuestión de meses, sus ventas superaron las del héroe de DC y se situaron por encima del millón de ejemplares. Pronto, el universo del Capitán Marvel se amplió con personajes como Capitán Marvel Jr., Mary Marvel o Hoppy, una versión a lo funny animal, que conformaron lo que se conoce como la familia Marvel. El mejor guionista de la franquicia fue el prolífico Otto Binder, que llegó en 1942 y firmó más del 50% de las historietas del personaje en la Edad de Oro. La química entre Binder y Beck fue total, y la revista The Comics Journal escogió en 1999 el trabajo de ambos como uno de los cien mejores cómics del siglo XX.

Ya sabrán que DC demandó a Fawcett por plagio y ambas editoriales se pasaron litigando una década y media hasta que, en 1953, con el género de superhéroes en franco declive, alcanzaron un acuerdo. Fawcett indemnizó a DC y canceló las distintas series del personaje. A continuación, DC contrató a los principales artistas del Capitán Marvel (con la notable excepción de Beck) y los puso a trabajar en Superman, al tiempo que ampliaba el imaginario del krytoniano con otros conceptos derivados, al estilo de la familia Marvel. Irónicamente, en la década de 1970, DC adquirió los derechos del Capitán Marvel y lo incorporó a su universo, renombrándolo como Shazam, pues la vieja marca había sido registrada ahora por la editorial Marvel.

El volumen 75 años de Shazam presenta una selección de aventuras del personaje, la gran mayoría fechadas de 1970 en adelante, con una impresionante nómina de autores como Geoff Johns, Gary Frank, Grant Morrison, Roy Thomas, Gil Kane o Jerry Ordway. Va también el histórico debut del personaje, y esa joya de quince páginas que es la primera historieta de la familia Marvel, firmada por Binder y Beck en 1945.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios