Los médicos forenses confirman que la anciana fue violada y estrangulada

Los médicos forenses que declararon ayer en el juicio contra el individuo de 49 años acusado de robar, violar y asesinar a una anciana de 82 años, en su vivienda de Dos Hermanas, confirmaron que la víctima presentaba lesiones "típicas" de violación y de estrangulamiento. En la segunda jornada del juicio en la Audiencia Provincial de Sevilla, los peritos que analizaron el cadáver de la anciana ratificaron la existencia de varios hematomas tanto en la cara de la víctima, como en las extremidades y en la zona vaginal, donde además había una "pequeña" hemorragia.

En este sentido, los testigos afirmaron que los hematomas de los brazos son "típicos de una lucha", mientras que las lesiones de la vagina son las propias de una "penetración". Finalmente, apuntaron que el estrangulamiento fue la causa del fallecimiento. Por otro lado, los dos facultativos que realizaron un informe biológico sobre muestras recogidas de la fallecida indicaron que dicha mujer presentaba piel en una de las uñas de la mano izquierda, cuyo ADN coincide con el del acusado.

El juicio fue aplazado hasta la jornada de hoy porque uno de los testigos, que también vivía en la vivienda de la anciana fallecida, acudió a declarar en calidad de testigo en estado de embriaguez.

En la jornada del lunes, el procesado juró que "jamás en la vida le pondría una mano encima a una persona" y explicó que cuando sucedieron los hechos llevaba un mes viviendo con la víctima y con otras dos personas pues, según añadió, le daba "pena" y "la ayudaba a comer y a levantarse o acostarse porque estaba incapacitada". De esta manera, el inculpado, que según dijo padecía adicción "al alcohol y a la cocaína", negó en todo momento que mantuviera contactos sexuales con la víctima. "Sé lo que son las personas mayores porque tuve experiencia con mis padres y jamás le pondría una mano encima a nadie", concluyó.

Posteriormente, uno de los sobrinos de la anciana, que prestó declaración en calidad de testigo, afirmó que su tía, "aunque tenía una pensión de 1.200 euros, gastaba muy rápido el dinero probablemente porque las personas que estaban con ella facilitaban el gasto".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios