Abengoa avanza en su plan de ventas al traspasar un parque eólico en Uruguay

  • La compañía seguirá ejecutando su construcción pero libera casi 33 millones en obligaciones y garantías asociadas

Abengoa da un paso más en su plan de desinversiones tras anunciar ayer que ha llegado a un acuerdo con una subsidiaria de Invenergy Wind para la venta del parque eólico Campo Palomas en Uruguay. Con esta operación, la compañía libera las obligaciones sobre la deuda de 37,5 millones de dólares (unos 32,9 millones de euros) y las garantías asociadas al proyecto energético.

Este acuerdo se incluye dentro del plan de ventas anunciado por la compañía para reducir su apalancamiento y contribuirá a alcanzar los objetivos marcados en el plan de viabilidad de la Nueva Abengoa.

Además, el grupo de ingeniería y energías renovables seguirá siendo el responsable de ejecutar la construcción del proyecto por un importe de 49 millones de dólares (unos 43 millones de euros).

El parque eólico, adjudicado por la empresa estatal Usinas & Transmisiones Eléctricas (UTE) y con 70 megavatios (MW) de potencia instalada, se encuentra actualmente en construcción y tiene previsto comenzar su operación en febrero de 2017.

La venta del parque, además de conllevar la liberación de las obligaciones sobre la deuda y las garantías asociadas, permite el cumplimiento de todas las condiciones contractuales, tanto con Usinas & Trasmisiones Estatales, cliente estratégico de Abengoa, como con el proveedor principal de los aerogeneradores.

Abengoa destacó que esta operación forma parte de su política de desinversiones y "representa un nuevo avance en el proceso de viabilidad en el que se encuentra inmersa". Recientemente, Abengoa también cerró la venta de su participación en la planta termosolar Shams-1, ubicada en Emiratos Árabes Unidos, a Masdar por unos 30 millones de euros, así como la de algunos inmuebles, entre ellos la antigua sede de la compañía en Madrid.

El pasado lunes, el grupo presidido por Antonio Fornieles solicitó ante el Juzgado de lo Mercantil número 2 de Sevilla, con el respaldo del 75,04% de sus acreedores financieros, la homologación del contrato de standstill o prórroga en el proceso de negociación de su reestructuración financiera. Al ser admitida la petición a trámite por el juez, la compañía logró evitar su declaración en quiebra. Si el magistrado accede a la homologación, Abengoa contará con un plazo de siete meses para cerrar con los acreedores su plan de rescate definitivo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios