Álvarez-Pallete asume la Presidencia de Telefónica y renueva su consejo

  • El ejecutivo mantiene el dividendo y los objetivos de crecimiento Alierta seguirá vinculado al grupo como consejero y presidente de la fundación

José María Álvarez-Pallete tomó ayer las riendas de Telefónica, con un consejo renovado, del que han salido personas vinculadas a la figura de su antecesor, César Alierta, y dejando claro, desde el primer día, su compromiso con la estrategia de crecimiento de la operadora. Tal como estaba previsto, el consejo de administración de la operadora aprobó ayer, por unanimidad, el nombramiento de Álvarez-Pallete como presidente ejecutivo del grupo, cerrando así la era Alierta, quien ha estado casi 16 años al frente de la multinacional.

En su primera intervención como presidente, José María Álvarez-Pallete ratificó su compromiso y el de todo el consejo de administración con los objetivos de crecimiento de la compañía anunciados en febrero, incluido el mantenimiento de un dividendo de 0,75 euros por acción para el ejercicio en curso.

El nuevo primer ejecutivo de la operadora, nombrado también presidente de la comisión delegada donde también relevará a Alierta, presidirá un consejo de administración renovado, tras la renuncia voluntaria de cuatro vocales con amplia trayectoria en el máximo órgano de gestión, que son el ex jefe de la Casa del Rey Fernando de Almansa, Carlos Colomer, Santiago Fernández-Valbuena y Alfonso Ferrari.

Todos ellos han recibido "un profundo reconocimiento por sus aportaciones y la independencia que ha dirigido sus actuaciones y ha favorecido un debate siempre constructivo", según el comunicado en el que la compañía informó del relevo. Han sido nombrados, en su lugar, cuatro nuevos consejeros independientes, que serán ratificados en la próxima junta general de accionistas convocada para el 12 de mayo. Se trata de Ignacio Cirac; Javier Echenique, Sabina Fluxà y Peter Löscher.

En el consejo de Álvarez-Pallete, en el que su antecesor, César Alierta, se mantiene como consejero, continuarán como vicepresidentes Isidro Fainé, José María Abril y Julio Linares, y como coordinador Francisco Javier de Paz Mancho.

El nuevo presidente de la multinacional estaba considerado el "delfín" de Alierta, que mantiene su vinculación al grupo a través de la Presidencia Ejecutiva de la Fundación Telefónica y su posición como vocal del máximo órgano de gestión de la empresa, aunque ya no permanecerá como miembro de la comisión delegada.

El consejo de administración agradeció a Alierta "el extraordinario esfuerzo y dedicación y los excelentes servicios prestados a la compañía durante el ejercicio de su cargo como presidente ejecutivo", según consta en el comunicado remitido a la Comisión Nacional del Mercado de Valores.

Álvarez-Pallete, que será el presidente número once en la historia de Telefónica, sucede a su mentor tras acumular más de 17 años de experiencia en la compañía, que le han llevado desde la Dirección General de Finanzas al cargo de consejero delegado, pasando por la Presidencia de Telefónica Latinoamérica y Telefónica Europa (incluida España).

Con el nombramiento, se abre una nueva etapa en la historia de la que es una de las mayores operadoras del mundo, con presencia en 21 países, entre ellos Alemania, Brasil y Argentina, y 322 millones de clientes, el 87 % de ellos fuera de España.

Entre los principales retos de Álvarez-Pallete se encuentra la venta de la británica O2, la reducción de la deuda, que a cierre de 2015 ascendía a 49.921 millones de euros y proseguir con la estrategia de digitalización para convertir a Telefónica en una "Onlife Telco de referencia mundial". Además de los nombramientos, el consejo de administración ha acordado someter a la próxima junta general ordinaria de accionistas, el nombramiento de PricewaterhouseCoopers (PwC) como auditor de cuentas de la compañía y su grupo consolidado de sociedades.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios