Ayesa halla en Sevilla Control a su aliado para el despegue aeronáutico

  • Crean al 50% Ayesa Air Control (AAC), una ingeniería aeronáutica de primer nivel

Ganar competitividad y tamaño. Éstos son los objetivos que han llevado a Ayesa y Sevilla Control a darse la mano en aeronáutica. No en vano, son los requisitos indispensables para tener alguna oportunidad en el reñido mercado de los aviones, y algo exigido cada vez más por las grandes compañías fabricantes. Las dos empresas sevillanas han dado a luz a Ayesa Air Control (ACC) a partes iguales, una ingeniería aeronáutica de primer nivel que viene a cubrir un campo en el que Andalucía no cuenta con demasiados protagonistas potentes.

Con este movimiento, Ayesa, ingeniería que factura más de 200 millones de euros al año, entra por la puerta grande en el segmento aeronáutico de la mano de un aliado como Sevilla Control, grupo que presta servicios integrales al sector y que tiene ventas en torno a los 50 millones de euros. La primera, presidida por José Luis Manzanares, trataba desde hace años despegar en este terreno, donde contaba con la filial Ayesa Air Solutions, aunque más centrada en el capítulo aeroportuario. Para la firma de José Luis Montaño, la alianza supone un gran espaldarazo económico para poder aspirar a trabajar con clientes finales como Airbus, Boeing, Embraer o Bombardier, y con tier one -grupos de primer nivel- españoles como Alestis, Aciturri o Aernnova.

El proyecto arranca con grandes ambiciones y con una clara vocación internacional dada la extensa presencia exterior de Ayesa y Sevilla Control. Según una nota enviada por ambas compañías, la nueva firma prestará servicios no sólo en Europa, sino en "regiones de alto interés como Latinoamérica, EEUU o el sudeste asiático".

Las capacidades técnicas de AAC comprenden más del 80% de las tecnologías que manejan los grandes fabricantes, requisito imprescindible del modelo de ingeniería requerido por Airbus Military -que fabrica el A400M en Sevilla, programa por el que ya puja ACC- y que, básicamente, están repartidas en tres grandes áreas: ingeniería de producción, diseño y cálculo e ingeniería de sistemas. Adicionalmente, tiene una división dedicada a los desarrollos propios de sistemas de guiado de armamento (programa Miura) y diversos programas de integración de sistemas sobre UAV (aviones no tripulados), enfocados al mercado sudamericano. Esta división tiene el objetivo a corto plazo de reunir las capacidades necesarias para afrontar el desarrollo de equipos embarcados en el avión.

La extensa cartera de servicios permitirá a la nueva ingeniería acompañar a sus clientes en los diferentes países en los que operen y afrontar "el objetivo marcado a tres años para que al menos un 50% de su facturación esté diversificado", indican las compañías.

El proyecto, que ha contado desde el principio con el impulso de la Agencia IDEA, organismo dependiente de la Junta, supone la primera operación que ha cuajado en el segmento de ingeniería de las varias que ya hay en marcha en Andalucía.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios