Bruselas aprueba las normas que permitirán utilizar el móvil durante los vuelos

  • La Comisión reclama a los operadores que sean "transparentes e innovadores en sus ofertas de precios" para que los consumidores no paguen facturas "desorbitadas"

La Comisión Europea ha aprobado las normas que permitirán la utilización del teléfono móvil a bordo de los aviones en las mismas condiciones en los 27 Estados miembros, tanto para efectuar y recibir llamadas como para enviar o recibir mensajes de texto de manera segura durante los vuelos. Las reglas armonizan la concesión de licencias y los requisitos técnicos para la prestación de este servicio, independientemente de las fronteras que se atraviesen.

Con este nuevo sistema, que ya ha sido puesto en marcha de manera experimental por Air France en algunos de sus vuelos europeos, los teléfonos de los pasajeros estarán conectados a una red celular a bordo que se comunicará con tierra vía satélite. Al mismo tiempo, el sistema evitará que los teléfonos se conecten directamente con las redes móviles terrestres, evitando así las interferencias. La potencia de transmisión se mantendrá en un nivel suficientemente bajo para que los teléfonos puedan utilizarse sin que la seguridad de los equipos del avión o el funcionamiento normal de las redes móviles terrestres se vean afectados.

La decisión del Ejecutivo comunitario armoniza los parámetros técnicos para el uso del teléfono móvil en el avión, adjudicando a este servicio una frecuencia común en Europa (1.800 megahercios). Además, sienta las bases para permitir el reconocimiento en toda la UE de las licencias nacionales concedidas a las diferentes compañías aéreas por el Estado miembro en que estén registradas. Por ejemplo, una aeronave matriculada en Francia o en España podrá ofrecer estos servicios a los pasajeros al sobrevolar Alemania o Hungría sin necesidad de procedimientos adicionales de autorización.

Estas reglas ya han recibido el visto bueno tanto de los Estados miembros como de la Eurocámara. Los países de la UE tienen un plazo máximo de 6 meses para ajustarse a ellas, aunque la prestación de los nuevos servicios podría empezar antes, según explica el portavoz de Telecomunicaciones, Martin Selmayr.

Además de estas medidas, la Agencia Europea de Seguridad Aérea de la UE y las autoridades nacionales de aviación civil se encargarán de certificar que los equipos para la utilización de los teléfonos móviles durante el vuelo cumplen todos los requisitos de seguridad aérea. Por otro lado, las autoridades nacionales competentes en materia de Justicia e Interior están estudiando los problemas de protección que plantea el uso de los móviles durante el vuelo.

Llamadas más caras

La comisaria responsable de Sociedad de la Información, Viviane Reding, ha señalado que "los servicios de telefonía móvil durante el vuelo pueden ser una novedad muy interesante", pero subraya que su éxito "depende de los consumidores no deban pagar una factura telefónica desorbitada". Por ello, ha reclamado a los operadores que sean "transparentes e innovadores en sus ofertas de precios".

El nuevo servicio no está cubierto por el reglamento de la UE sobre el 'roaming', que impone un tope a las tarifas por el uso del móvil en el extranjero pero sólo en redes terrestres. El portavoz de Telecomunicaciones no ha querido pronunciarse sobre cuál puede ser el precio adecuado para el uso del móvil en el avión, aunque admite que  será "más caro" que una llamada normal porque supone mayores costes para las compañías.

De momento, el Ejecutivo comunitario no tiene intención de regular las tarifas por considerar que se trata de un servicio nuevo y que son los propios proveedores los responsables de fijar los precios. No obstante, el portavoz ha advertido de que la Comisión "seguirá de cerca el nivel y la transparencia de los precios cobrados a los consumidores".

La comisaria Reding ha pedido además a las compañías aéreas y a los operadores que creen a bordo de los aviones "las condiciones adecuadas para garantizar que el uso de los servicios de comunicación durante el vuelo no suponga una molestia para los demás pasajeros". 

Bruselas tampoco tiene intención de regular sobre esta cuestión y que son las propias compañías aéreas las que deben decidir si permiten únicamente enviar mensajes de texto, si reservan un espacio de la aeronave para el uso del móvil o si permiten que se hable por teléfono todo el tiempo y en todos los lugares del avión. En todo caso, estos servicios sólo podrán utilizarse a una altitud mínima de 3.000 metros, es decir, que se deshabilitarán durante el despegue y el aterrizaje

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios