Bruselas deja la decisión sobre el déficit español para mayo

  • Dice que es "prematuro" decir si relajará la meta en dos años y que dependerá de las medidas tomadas

El presidente del Eurogrupo, Jeroen Dijsselbloem, evitó ayer respaldar una relajación de los objetivos de déficit para España y dijo que hay que esperar a las propuestas de la Comisión, que no llegarán hasta finales de mayo, y que están condicionadas a que el Gobierno apruebe un nuevo plan de reformas este mes. Dijsselbloem aseguró tener "gran confianza" en el "potencial" de España.

"En estos momentos no hay ninguna petición para relajar los procedimientos por déficit excesivo, y si hubiera una petición sería discutida y decidida en el Ecofin". "Vamos a analizar la situación en España pero no creo que tomemos ninguna decisión hoy", dijo el presidente del Eurogrupo, al ser preguntado por si respalda dar dos años más a España para llegar al umbral del 3% de déficit.

Aún así, aseguró tener una "gran confianza" en el "potencial" de la economía española y en "sus ciudadanos", tal como señaló a su llegada a la reunión de ministros de Economía de la Eurozona.

Por su parte, el vicepresidente de la Comisión y responsable de Asuntos Económicos, Olli Rehn, aseguró que "no hay novedades" y que todavía es "prematuro" pronunciarse sobre España. Bruselas esperará a sus previsiones económicas de primavera, que se publican a principios de mayo, para dictaminar si el Gobierno español ha adoptado "medidas eficaces" para corregir el déficit.

El Ejecutivo comunitario se centrará "en la sostenibilidad estructural de las finanzas públicas a medio plazo, respaldada por reformas estructurales" y no sólo en los objetivos nominales. "Eso significa que nuestro análisis será ajustado cíclicamente y neutralizará los efectos de las medidas puntuales", ha apuntado Rehn.

España se ha comprometido con la UE a reducir el déficit del 7% al 4,5% este año y al 3% en 2014. El Gobierno espera lograr dos años extra y considera que el objetivo para este ejercicio acabará situándose entre el 5,5% y el 6% del PIB. En ese caso, el margen extra se repartiría con las comunidades autónomas.

Según el Ministerio de Economía, el 95% de los elementos del programa de estabilidad y reformas que debe presentar el Gobierno el próximo 26 de abril ya ha sido objeto de acuerdo con la Comisión. El Ejecutivo comunitario está dispuesto a permitir más flexibilidad en el déficit a cambio de un mayor énfasis en las reformas, según fuentes del departamento de De Guindos.

Pese a que el propio Rehn pidió a España que prosiga con la reforma del mercado laboral, el Gobierno sólo tiene previsto anunciar pequeños ajustes, que en ningún caso incluirán una nueva reducción de la indemnización por despido. Bruselas espera también un refuerzo de las políticas activas de empleo.

Otras reformas que exige el Ejecutivo comunitario son el factor de sostenibilidad para las pensiones, que estará listo antes del verano, la resolución del déficit de tarifa eléctrico o la ley para liberalizar los servicios profesionales.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios