Caja Madrid acaba 2007 con unos beneficios históricos

  • La entidad, que ganó 2.861 millones de euros gracias a la venta de Endesa, negocia con British Airways una alianza en Iberia

El ejercicio 2007 quedará grabado en la memoria de Caja Madrid, que cerró ese año con un beneficio récord de 2.861 millones de euros. Los grandes artífices de esos resultados, que duplicaron los de 2006, fueron la positiva evolución del negocio recurrente y las ganancias extraordinarias derivadas de la venta de la participación que la entidad poseía en Endesa -logró unas plusvalías de 2.333 millones-, sin las cuales el benefiocio habría repuntado un 40 por ciento.

Respecto al negocio tradicional, la caja que preside Miguel Blesa informó ayer que la cartera de créditos avanzó a un ritmo del 13,3 por ciento -gracias al tirón de los préstamos a empresas-, hasta los 107.758 millones de euros, mientras que los recursos de clientes sumaron 107.758 millones, tras aumentar un 14 por ciento -las imposiciones a plazo fijo ascendieron un 38 por ciento-. Con ello, el volumen de negocio del grupo superó los 257.000 millones, un 13 por ciento más que un ejercicio antes.

Gracias al comportamiento de estas magnitudes, el margen de intermediación mejoró un 16 por ciento y se situó en 2.248,4 millones de euros. En cuanto al margen ordinario, el alza de los ingresos netos por comisiones en un 3,4 por ciento, unos resultados por puesta en equivalencia de 253,2 millones (procedentes de Realia y de la alianza con Mapfre), y unos beneficios por operaciones financieras y diferencias de 2.504,8 millones de euros propiciaron un incremento del 83 por ciento. Más acentuado fue el ascenso del margen de explotación, que se elevó un 141 por ciento, pese a la subida de los gastos por la incorporación de 1.332 profesionales y la apertura de 32 oficinas.

De acuerdo con las cifras publicadas por Caja Madrid, el ratio de morosidad se colocó en un 0,90 por ciento, con una tasa de cobertura del 237 (un 308,1 por ciento incluyendo las garantías hipotecarias).

Ante "la situación de incertidumbre que se perfila para 2008", y gracias "al fuerte" alza del margen ordinario en 2007, la caja incluyó una dotación de provisiones cautelares de más de 700 millones de euros, realizada bajo estrictos criterios de prudencia.

Blesa aprovechó ayer la publicación de los resultados de Caja Madrid para revelar que esta entidad, primer accionista de Iberia con un 22,9 por ciento del capital, mantiene conversaciones con British Airways de cara a una posible alianza con la aerolínea de bandera española. En este sentido, señaló que la compañía que preside Fernando Conte no necesita nuevos socios ni más capital, sino llegar a acuerdos comerciales "estables" con alguno de los grandes operadores europeos. Por este motivo, apostó por reforzar los lazos con la aerolínea británica, actual socio industrial de Iberia, donde controla un 10 por ciento de las acciones. No obstante, dejó claro que si las conversaciones no fructifican, buscará otro socio.

El anuncio de Miguel Blesa fue muy bien recibido en el mercado bursátil, que premió a los títulos de Iberia con una revalorización del 6,36 por ciento, el segundo avance más importante del Íbex 35.

El presidente de Caja Madrid también se refirió a Bankinter, y aseguró que su entidad no se posicionará "a favor de nadie" ante una hipotética guerra accionarial por el control del banco, en el que tiene un 4,78 por ciento, que se ha tornado clave tras la entrada en el capital del francés Crédit Agricole. "Ya dimos el ejemplo en Endesa y lo vamos a repetir", comentó el directivo, que dio a entender de esta forma que la caja venderá sus acciones de Bankinter al mejor postor.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios