Colonial abrirá sus libros a General Electric para que estudie una eventual OPA

  • El consejo de administración ha aceptado facilitar información financiera, fiscal y legal a General Electric, requisito de la compañía norteamericana para hacerse con el 100% de la inmobiliaria de Luis Portillo

Comentarios 0

El consejo de administración de Colonial ha aceptado abrir sus libros a General Electric, grupo norteamericano que ha manifestado su interés en realizar una eventual oferta por el cien por cien de la inmobiliaria, informa hoy la empresa.

General Electric condiciona su decisión sobre una eventual oferta a obtener y analizar "información financiera, fiscal, legal y de negocio detallada" de Colonial, así como a contar con las preceptivas informaciones internas. Tras transmitir formalmente por carta sus intenciones a Colonial, el máximo órgano de gestión de la inmobiliaria que tiene al empresario sevillano Luis Portillo como primer accionista acordó permitir a General Electric inspeccionar sus libros de cuentas.

No obstante, Colonial condiciona la apertura de libros a la previa suscripción de un contrato de confidencialidad y a que la información que reciba se emplee con el fin exclusivo de, en su caso, realizar una oferta sobre la totalidad del capital social y derechos de voto de la inmobiliaria.

En la actualidad, la inmobiliaria que preside Mariano Miguel presenta un valor de mercado de 2.372,85 millones de euros, frente a los 13.600 millones de euros en que se estima al valor de sus activos, incluida la participación del 15 por ciento que tiene como segundo máximo accionista de FCC, según datos de cierre del tercer trimestre de 2007.

La compañía ha roto hoy la senda alcista que emprendió en bolsa tras conocerse el interés de General Electric y ha caído un 6,45 por ciento hasta cerrar en 1,45 euros por acción.

General Electric, a través de su filial inmobiliaria GE Real Estate, es la segunda compañía que ha manifestado su interés por Colonial, tras Gecina, después del desplome en bolsa que la empresa sufrió entre los últimos días de diciembre y los primeros de enero. No obstante, es el único grupo que ha comunicado formalmente al consejo de la inmobiliaria sus intenciones y ha pedido ver sus cuentas.

Además, el interés también manifestado por Gecina en abordar una eventual operación corporativa con Colonial se ha reducido tras estos acontecimientos, aunque aún no está descartado totalmente, según indican fuentes próximas a la inmobiliaria gala, que aseguran que Gecina no entrará en un concurso o subasta por hacerse con Colonial. Gecina contaba con un plan y un proyecto para solventar la "enfermedad" que, en opinión de la empresa de Rivero, padece Colonial. Actualmente, estaban presentando el plan a los bancos acreedores de la compañía.

Cualquier decisión sobre un cambio de control de Colonial debe contar con el visto bueno unánime de los cuatro bancos que financiaron las últimas operaciones corporativas de la compañía: Royal Bank of Scotland, Calyon, Eurohypo y Goldman Sachs. En la actualidad, la inmobiliaria tiene firmado con estas entidades un crédito sindicato de unos 6.100 millones de euros, y que representa el grueso del total de 8.600 millones a los que asciende la deuda de la empresa.

Además de Luis Portillo, que controla alrededor del 40 por ciento del capital de la empresa, el resto de principales socios de la inmobiliaria son Nozar, con un 16,3 por ciento; Alicia Koplowitz (nueve por ciento), un grupo de empresarios liderado por Domingo Díaz de Mera (siete por ciento) y el empresario inmobiliario Aurelio González, con otro cinco por ciento.

más noticias de ECONOMÍA Ir a la sección Economía »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios