Draghi pide "contundencia" contra los países con déficits excesivos

  • El presidente del BCE dice que la Eurozona necesita dar estas muestras de "credibilidad"

El presidente del Banco Central Europeo (BCE), Mario Draghi, pidió ayer que se apliquen "de forma contundente" las reglas que endurecen las sanciones contra los países con déficits excesivos, como España, por considerar que se trata de un test para la "credibilidad" de la Eurozona.

En un discurso ante el pleno de la Eurocámara, Draghi insistió en que el BCE no puede reparar los mecanismos de transmisión de la política monetaria en solitario y en que "los Estados miembros deben hacer su parte", especialmente con reformas para acabar con la "rigidez" en la fijación de salarios.

"Es muy importante que se aplique de forma contundente la legislación vigente durante el actual semestre europeo. Esto representa un auténtico test para la credibilidad del marco de gobernanza de la unión política y monetaria", dijo el presidente del BCE. Draghi ya ha expresado en anteriores comparecencias ante el Parlamento Europeo su rechazo a que se relajen los objetivos de reducción de déficit a los países en crisis como España.

El presidente del BCE también apoyó la idea de obligar a los estados miembros a firmar "contratos de reformas" en los que se comprometan a aplicarlas "en plazos específicos". A su juicio, ello "facilitaría la recuperación de la competitividad". Además, pidió a los Estados con problemas, como España, que prosigan con la consolidación fiscal por considerarla "inevitable", pero recortando el gasto y sin subir los impuestos con el fin limitar sus efectos contractivos.

Avisó de que la autoridad monetaria "no puede hacerlo todo, para todo el mundo, en todo momento" para resolver la crisis, en respuesta a los países que le reclamaban una mayor intervención contra la crisis, en línea con el papel ejercido por la Reserva Federal de EEUU o el Banco de Japón. "El ejemplo de otros países no es alentador, los intentos que se han hecho no han dado resultados satisfactorios en muchas situaciones", argumentó el presidente del BCE.

Draghi admitió no obstante que la liquidez inyectada por el BCE para combatir la crisis "ha evitado desastres importantes, ha mejorado las condiciones de financiación de la economía en general, pero apenas ha llegado a la economía real". "Continuamos pensando sobre esto, trabajando en este problema", insistió, pero reclamó la participación de otros actores como los Gobiernos nacionales, el Banco Europeo de Inversiones y los bancos centrales nacionales.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios