Draghi dice que el programa de compra de deuda soberana está listo

  • El presidente del BCE, que rehusó comentar si España necesitará o no rescate, destaca los progresos en las reformas del Gobierno de Rajoy, pero considera que aún quedan "retos importantes".

El presidente del Banco Central Europeo (BCE), Mario Draghi, aseguró que el programa de compra ilimitada de deuda soberana está listo pero son los Gobiernos los que tienen que decidir si solicitan la ayuda. Tras la reunión del consejo de gobierno del BCE en la localidad eslovena de Brdo pri Kranju, cerca de Liubliana, Draghi destacó los progresos de España en la consolidación presupuestaria, así como en las reformas estructurales y del sector bancario, pero consideró que también quedan "retos importantes". Rehusó comentar si España podrá salir adelante sin pedir ayuda exterior de los programas de rescate europeos, algo que esperan desde hace tiempo los mercados financieros.

Draghi valoró el plan de reestructuración del sector bancario español y las pruebas de resistencia individualizadas para determinar las necesidades de capital de cada entidad. "Es realmente destacable si se tiene en cuenta cuántas medidas se han anunciado, legislado y aplicado en tan poco tiempo", dijo Draghi en una rueda de prensa que estuvo centrada en la situación de España y la posible solicitud de rescate.

Destacó además que España ha cubierto casi el 90% de sus necesidades financieras este año y muchas compañías han aprovechado el efecto positivo del anuncio del plan de compra de deuda del BCE para hacer emisiones. Además, el presidente del BCE dijo que en España se ha reducido este mes la dependencia de los bancos de la financiación del banco central. No obstante, Draghi mandó la pelota al tejado de los Gobiernos y dijo que el ejecutivo español y los demás Gobiernos de la zona del euro son quienes deben decidir si estas reformas son suficientes para que el BCE compre deuda soberana de España.

El presidente de la entidad monetaria europea anunció que el nuevo programa de compra ilimitada de deuda soberana "está preparado" para actuar en cuanto se cumplan las condiciones pero hizo hincapié en que "el BCE no puede sustituir la actuación de los Gobiernos".

El consejo de gobierno del BCE decidió mantener los tipos de interés rectores para la zona del euro en el mínimo histórico del 0,75%. Draghi explicó que el máximo órgano ejecutivo del BCE tomó esta decisión por unanimidad y que no discutió un recorte del precio del dinero. Un recorte de la tasa de interés apenas serviría para impulsar el crédito en los países con problemas de refinanciación ante la fragmentación del mercado. "En algunos países de la zona del euro, la segmentación de los mercados financieros y las restricciones de capital para los bancos restringen la oferta de crédito", apostilló Draghi sin aludir a países concretos. El Banco de Inglaterra también mantuvo los tipos de interés en el 0,5% y la dotación de su programa de emisión de dinero para la reactivación del mercado crediticio.

Draghi explicó que el BCE observará diferentes indicadores para valorar el grado de fragmentación del mecanismo de transmisión de la política monetaria pero no establecerá un objetivo determinado de rentabilidad de la deuda soberana o de los diferenciales. El presidente del BCE insistió en que son "muy importantes" las condiciones a las que está sujeto su nuevo programa de compra de deuda soberana de países con dificultades de financiación, ya que sin ellas no tendrá efecto y, además, se crea un riesgo moral de que los Gobiernos no apliquen las reformas acordadas. Asimismo Draghi, mostró preocupación por el elevado desempleo en algunos países, sobre todo, entre los jóvenes, lo que calificó como "pérdida de recursos" e instó a afrontar el problema mediante "reformas en el mercado laboral".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios