Economía

Emed compra los terrenos a Rumbo para reabrir la explotación de Riotinto

  • La multinacional asume la propiedad de los dos tercios de las balsas mineras que no controlaba y que eran claves para impulsar el Proyecto Río Tinto · El acuerdo, por 10 millones, posibilita el control del 96% del suelo

A falta del visto bueno de la Junta de Andalucía para la transmisión de derechos mineros, ayer se daba un paso en firme, y prácticamente definitivo, para reabrir la explotación de Riotinto. Tras un largo proceso de posiciones encontradas, Emed Tartessus ha alcanzado un acuerdo con Rumbo 5-Cero (empresa que poseía dos tercios de las balsas mineras de la explotación) para adquirir los terrenos aledaños a la mina, decisivos para poner en marcha el proyecto. Pagará en varias fases 10 millones de euros a Rumbo, que en su día llegó a pedir hasta 60 y que los compró por menos de 3 en 2004. Emed controlaba hasta ahora el tercio restante de unas zonas que se corresponden con las balsas de residuos mineros imprescindibles para poner en marcha el yacimiento.

Emed, que ya aseguró el mes pasado que había retomado las negociaciones con Rumbo y que apostaba por llegar a un acuerdo antes de luchar por una expropiación (como amenazó a principios de año), abonará esos 10 millones en varias fases. Un millón se ha pagado en efectivo en el momento de la firma del acuerdo de venta; otros 3,5 millones se abonarán también en efectivo una vez cerrado definitivamente el acuerdo (no más tarde del 28 de septiembre).

Los 5,5 millones restantes se entregarán en acciones de Emed Minning a Rumbo (que tendrá así el 4% de Emed), y no podrá venderlas hasta que Emed no haya recibido todos los permisos para explotar la mina.

Paralelamente, Emed comunicó a la bolsa de Londres que la compañía china XGC, a través de una filial, va a invertir cinco millones de dólares en la compra de acciones de la empresa. Esta cantidad servirá para respaldar el pago en efectivo derivado del acuerdo de venta Rumbo. Como contrapartida a este respaldo financiero, Emed ha renegociado al alza el acuerdo ya vigente de venta de cobre a esta empresa refinadora china. De esta forma, será esta firma la que procese el 30% del mineral de cobre que se extraiga durante los diez primeros años de vida comercial de la mina, y no el 25 inicialmente pactado. XGC ya se comprometió a comprar el diez por ciento de Emed bajo el acuerdo inicial de febrero pasado.

Adicionalmente al acuerdo, Emed se compromete a pagar un canon anual a Rumbo de un máximo de un millón de euros. Todo ello en función de que el precio del cobre en el mercado mundial, o bien de que el precio de venta concreto que logre Emed, superen un determinado umbral.

Emed y Rumbo crearán así una empresa al 50%, que estará operada por Emed, para identificar y, eventualmente, explotar los restos de metales que puedan contener las balsas mineras objeto de la venta. "La explotación del yacimiento tendrá prioridad sobre la de los restos de las balsas", precisa la comunicación enviada por Emed.

El acuerdo alcanzado es decisivo para poder simplificar la tramitación pendiente, lo que permitirá "ahorrar tiempo y esfuerzo a la Administración", según destacaban ayer desde la empresa. "En todo caso -se añadía- evitará las vías administrativas que hubieran alargado o complicado innecesariamente la obtención del acceso a los terrenos".

Y es que se trata de un paso positivo porque ambas partes forjen un compromiso a largo plazo con el proyecto minero y con la joint venture (contrato entre dos o más empresas para la consecución de un mismo objetivo), que examinará la potencialidad de recuperar los estériles.

Se cierra una etapa de desencuentros entre ambas propiedades, que hasta ayer no habían sido capaces de limar diferencias; de ahí que desde Emed se destacase que el acuerdo se basa en la "buena voluntad de las partes" y busca el bien común y el interés general, "con la idea de proteger el proyecto en su conjunto".

En la empresa no se escondía ayer esta situación anterior, y fue el propio director general de Emed Tartessus, Bill Enrico, el que aseguró que "los que conocen de cerca este proyecto saben lo difíciles que han sido estos años. Hoy [por ayer] creo que es un día feliz para todos; sin duda, el futuro de la actividad industrial en la Cuenca Minera sale ganando con un acuerdo que definitivamente allana el camino hacia el deseado arranque de la mina de Riotinto". En la misma línea se manifestó Harry Anagnostaras-Adams, consejero delegado de Emed Mining : "El acuerdo con Rumbo es un gran paso adelante para el reinicio de la actividad en Riotinto, en línea con nuestros planes".

Emed cuenta ya con el 96% de los terrenos para la operación, con lo que a partir de ahora se centrarán los esfuerzos en lograr la autorización ambiental (que incluye todos los aspectos ambientales, pero también técnicos, operativos y económicos). El documento está actualmente en periodo de información pública para dar paso a la presentación de alegaciones. Cuando termine este proceso (a finales de julio) y las alegaciones se hayan contestado a satisfacción de las autoridades reguladoras, la empresa espera estar en posición de obtener el resto de autorizaciones, puesto que el proyecto habría conseguido demostrar su solvencia. En ese momento, se comenzaría con los planes de formación necesarios y la actualización de infraestructuras.

Emed defiende que está dentro del calendario propuesto como objetivo por todas las partes, que indica el final de 2012 como fecha propicia para el arranque del proyecto, que comenzará con la fase de reconstrucción y modernización de las instalaciones.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios