Funcas eleva a 40.000 millones el ajuste que tendrá que asumir Rajoy

  • Las cajas señalan que el año acabará con un déficit cercano al 8% · Rajoy habló en su investidura de recortar 16.500 millones si se cumplía el objetivo marcado del 6%

El director de Coyuntura de la Fundación de Cajas de Ahorros (Funcas), Ángel Laborda, aseguró ayer que el déficit de las administraciones cerrará el año en cerca del 8% del PIB, "bastante por encima" del objetivo del 6%. Esto obligará a un ajuste en 2012 -para reducirlo al 4,4%- de unos 40.000 millones, más del doble que los 16.500 millones de los que habló Rajoy.

Durante la jornada Perspectivas económicas y para el negocio inmobiliario -organizada por la Fundación Asprima-, Laborda fundamentó estos pronósticos en los resultados de ejecución presupuestaria del Estado y de la Seguridad Social hasta noviembre, y responsabilizó de este "agujero" principalmente a las comunidades autónomas. Además, indicó que fue "exagerado" hablar de recuperación en los primeros trimestres de 2011, teniendo en cuenta que el PIB parece haber entrado en recesión en el cuarto. 2011 terminará, de todas formas, con un crecimiento interanual del 0,7%.

Funcas contempla en sus previsiones que la economía española permanecerá en recesión los seis primeros meses de 2012, con tasas negativas hasta del 1%. Las tasas se estabilizarán en verano y empezarán a reactivarse en el cuatro trimestre con un decrecimiento medio final del 0,5%. Laborda aseguró que "el ajuste del empleo no ha terminado", sino que, al contrario, "se ha acelerado", en parte debido a la "rigidez" del mercado laboral.

Para él es "prioritario" sanear los balances de la banca para que no continúe la "asfixia" del crédito, ya que éste es, junto con el ajuste fiscal, "el principal factor de desconfianza de los inversores" hacia España. Esto hace que no haya demanda de vivienda y que no se reactive el sector de la construcción, lo que incide en la "espiral de menos empleo" y en un mayor deterioro de los balances de la banca. Funcas prevé que la construcción de viviendas caiga un 18% en 2011, tendencia que se mantendría hasta mediados de 2012. A partir de ahí, si fluye el crédito, medidas fiscales como la deducción por compra y el IVA superreducido para vivienda nueva podrían permitir una recuperación en la recta final de 2012.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios