El Gobierno rechaza cambiar la previsión del PIB para 2013 porque "sigue siendo alcanzable"

  • Economía prevé una "relajación gradual" de la prima de riesgo a lo largo de 2013 y menores necesidades de financiación externa.

El secretario de Estado de Economía, Fernando Jiménez Latorre, ha rechazado este viernes la posibilidad de revisar la previsión del Gobierno de que el PIB caerá un 0,5% el próximo año porque se trata de un objetivo "que sigue siendo alcanzable", y ha asegurado que aunque el retroceso económico duplicara la previsión, aún se cumpliría el objetivo de déficit para el año próximo, del 4,5%.

Así lo ha asegurado durante su comparecencia ante la Comisión de Presupuestos del Congreso, donde ha recordado la "alta dispersión" de las previsiones económicas realizadas por diferentes instituciones y organismos, que van desde el -0,3% de la UE hasta el -3,3% de Citigroup.

"Existe una elevada incertidumbre y, con tal nivel de dispersión, entendemos que no procede cambiar la previsión. Falta mucha información. De momento, la economía española está mostrando buenos síntomas de resistencia. Entendemos, por tanto, que es pronto para hacer algún cambio y que la previsión de -0,5% sigue siendo alcanzable en este contexto", ha insistido.

De hecho, ha recordado que la evolución que se verifique durante el último trimestre de este ejercicio será "importante" y condicionará fuertemente lo que pase el próximo año, y ha apuntado que aunque los ingresos en la primera parte del año hayan sido "sensiblemente peor" que los previstos, las medidas adoptadas desde julio "incidirán" en los próximos meses. 

"Por eso el cumplimiento de los objetivos de déficit de este año está dentro de lo previsible", ha añadido, haciendo hincapié en que "en principio nada hace pensar que no se vaya a cumplir", aunque es necesario que "también las comunidades autónomas tienen que ir haciendo sus deberes". "Todo tiene riesgos, pero pensamos que estamos dentro de alcanzar el objetivo de este año", ha reiterado.

"En todo caso, si nos pusiésemos en línea con otras previsiones y el PIB se redujera un 1%, nos iríamos a una desviación del déficit de una décima y media. Por eso, el cuadro macroeconómico no debe ser fuente de incertidumbre y falta de credibilidad de la previsión de los Presupuestos. Con semejante desviación estaríamos dentro del cumplimiento de los objetivos", ha añadido.

Para lograrlo será importante, no obstante, avanzar en los ajustes y las reformas estructurales que el PP ha implementado desde su llegada al Gobierno, y que continuarán en el próximo ejercicio. Pero también ayudará la "mejora de las condiciones de financiación" que se espera por la "relajación de las tensiones sobre los mercados financieros y la ligera mejoría de los socios comerciales" de España.

Según Jiménez Latorre, la reforma laboral ha tenido un "impacto positivo" de 4,5 puntos sobre el crecimiento económico, la reforma financiera ha aportado 1,6 puntos, la norma de gobernanza fiscal ha repercutido con 1,6 puntos y la reforma de las pensiones, en casi medio punto. "Además, otras reformas que están en marcha como la de la Unidad de Mercado, la Ley de Emprendedores, la Liberalización Comercial o la Ley de Servicios Profesionales también incidirán positivamente", ha pronosticado.

La prima se relajará en 2013

Y es que el Ministerio de Economía prevé que la prima de riesgo experimente una "relajación gradual" a lo largo de 2013. Según Jiménez Latorre, los Presupuestos de 2013 están calculados con "tipos de interés conservadores" y contemplan "una relajación gradual de la prima de riesgo que podría ser mayor cuando la recuperación de la credibilidad se consolide". Además, ha destacado que desde que el Banco Central Europeo (BCE) anunció la compra de deuda soberana en los mercados secundarios la prima de riesgo "se ha reducido de forma considerable".

Así, las previsiones para 2013 son que las operaciones corrientes tengan un saldo positivo del 0,1% frente al 1,9% negativo de este ejercicio, y la capacidad de financiación en los mercados internacionales alcanzará el 0,6% del PIB (las administraciones públicas necesitarán un 4,5% del PIB) frente al 1,5% de 2012. "Normalmente los saldos positivos de cuenta corriente han sido indicadores adelantados de la recuperación económica", ha dicho el secretario de Estado. "El cuadro macroeconómico refleja una coyuntura económica difícil en un contexto de alta incertidumbre y volatilidad caracterizado por la corrección de los desequilibrios de la economía española, imprescindible para recuperar la confianza, la senda del crecimiento y la creación de empleo", ha señalado.

Además, Latorre espera una mejora en la demanda interna que, aunque continuará suponiendo una "aportación negativa", será menor a la de 2012, con un -2,8% frente al -4% del actual ejercicio. En concreto, el consumo final privado se estima en un -1,4% y el consumo final de las administraciones públicas, en el -8,2%, "intensificándose la trayectoria contractiva".

Por su parte, la formación bruta de capital será del -2,1%, frente al -9,9% de 2012, sobre todo por la caída de la inversión pública, la construcción y la inversión empresarial por el desapalancamiento y las limitadas perspectivas de expansión económica.

La demanda externa "continuará teniendo una contribución positiva al PIB" de 2,3 puntos, frente a los 2,6 puntos de este año, lo que se explica por el "importante crecimiento" del 6% de las exportaciones y por la "continuidad del crecimiento negativo de las importaciones" del -1,5%. Las causas de este comportamiento son la "leve recuperación" de la UE, un tipo de cambio "relativamente más bajo" que facilitará las exportaciones, y una recuperación en el comercio internacional.

Prevé un mejor comportamiento del empleo

En cualquier caso, "la caída de la demanda seguirá afectando al empleo" que, aunque se reducirá un 0,2%, tendrá un comportamiento mejor que este año, cuando el paro se incrementará un 3,7%. Así, se reducirá el desempleo del 26 al 24%, en parte por el "ligero descenso de la población activa" pero también por la "menor tasa de participación por el retorno de los inmigrantes a sus países y por el abandono de algunos desempleados de la búsqueda activa de empleo".

"Con los niveles de deuda y déficit con que estamos no nos queda más remedio que aplicar ajustes. Además, son las reglas del juego en el club de la UE, es el consenso. No es una cuestión controvertida que España tenga que corregir sus desequilibrios, y es lo que estamos haciendo", ha concluido el secretario de Estado.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios