Imputan a Sacyr y a su presidente en la investigación del litigio con Eiffage

  • La constructora española es investigada por "difusión de informaciones falsas" y por no haber declarado "la superación del umbral" de participación que le obligaba a lanzar una opa sobre Eiffage

La constructora española Sacyr y su presidente, Luis del Rivero, fueron imputados ayer por un juez francés en la investigación judicial relacionada con el litigio con la francesa Eiffage, según indican hoy fuentes judiciales.

El juez Jacques Gazeaux imputó a Sacyr y a su presidente por "difusión de informaciones falsas y engañosas" y por no haber declarado "la superación del umbral" de participación en el capital de una empresa a partir del cual, según la normativa francesa, un accionista tiene que lanzar una opa sobre el cien por cien.

La imputación tuvo lugar ayer, el mismo día en que Gazeaux, tras tomar declaración a Del Rivero, decidió levantar el embargo que había decretado sobre la participación de Sacyr en Eiffage el pasado 4 de abril, que asciende al 33,32 por ciento del capital.

La difusión de informaciones falsas y engañosas es punible con hasta dos años de prisión y una multa de 1,5 millones de euros, señalaron las fuentes. La falta de declaración de superación del umbral se castiga sólo con una multa. Las fuentes precisaron que el juez no imputó a otras personas o entidades ayer en esta investigación y que no impuso un control judicial a Luis del Rivero. En cambio, según otras fuentes, fijó una fianza de cinco millones de euros para la empresa.

La investigación judicial fue abierta el pasado junio a raíz de la denuncia contra Sacyr cursada por Eiffage, con constitución de parte civil, después de su asamblea general de abril de 2007. En esa asamblea, la mesa privó de derechos de voto a otros 89 accionistas españoles por considerar que Sacyr actuaba de concierto con ellos para hacerse con el control de Eiffage, sin declarar la operación como manda la normativa bursátil francesa.

A raíz de lo sucedido, Sacyr, que no pudo obtener los puestos en el consejo de administración de Eiffage a los que aspiraba, entabló acciones judiciales contra la constructora y lanzó una opa por medio de un canje de acciones sobre la empresa. En junio del pasado año, la Autoridad de los Mercados Financieros de Francia (AMF) invalidó la opa, al considerar que Sacyr había actuado de concierto con al menos otros seis accionistas españoles, y le ordenó que lanzara otra opa, esta vez en efectivo y a un precio muy superior.

Sacyr recurrió y el pasado día 2 de abril el Tribunal de Apelación de París anuló la obligación de lanzar una nueva opa, aunque confirmó el dictamen de la AMF de que el grupo se había concertado con otros accionistas españoles para hacerse de forma subrepticia con el control de Eiffage. La decisión de la corte brindaba una puerta de salida a Sacyr que, seis días después, anunció su intención de vender la totalidad de su participación en Eiffage a un grupo de inversores institucionales franceses al precio de 63 euros la acción.

La víspera de ese anuncio, el juez Gazeaux había ordenado el embargo de las acciones de Eiffage en poder de Sacyr y ayer levantó ese embargo. Las negociaciones entre los candidatos a la compra de la participación de Sacyr en Eiffage se reanudaron anoche, tras el levantamiento del embargo, pero varios compradores potenciales se están replanteando la operación o incluso se habrían echado atrás, indicaba hoy el diario La Tribune, al recordar que la cotización de Eiffage ha bajado con respecto al pasado 8 de abril.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios