Retrasos y caos en el primer día de huelga de los maquinistas de Renfe

  • La jornada arranca con colas en los Cercanías de Madrid y Valencia, pero se normaliza por la tarde

La primera jornada de huelga convocada por los maquinistas de Renfe comenzó ayer con retrasos y trenes abarrotados de viajeros en las horas puntas de la primera hora de la mañana en Cercanías, especialmente de Madrid y Valencia, una situación que se fue normalizando por la tarde.

Algunos usuarios de los trenes de Cercanías llegaron a sus puestos de trabajo con más de una hora de retraso y tuvieron que viajar en trenes atestados de gente y sin aire acondicionado.

El sindicato de maquinistas Semaf, convocante de los paros, cifró en un 100% el seguimiento de la huelga entre sus afiliados que no tenían que cubrir los servicios mínimos fijados por el Ministerio de Fomento y que, para Cercanías, fueron del 75% en hora punta y del 50% el resto de la jornada. Por su parte, Renfe apuntó a un seguimiento medio del 9% en el conjunto de los turnos de noche, mañana y tarde.

Ambas partes coincidieron en que por la tarde la situación se normalizó y que la huelga no ocasionó problemas en el tráfico de los AVE y Larga Distancia, que tuvieron unos servicios mínimos del 72%.

Los núcleos de Madrid y Valencia fueron las zonas donde el tráfico ferroviario de Cercanías se vio más afectado, con la suspensión de 50 de los 500 trenes previstos, lo que la directora general de Operaciones de Renfe, Berta Barrero, achacó al incumplimientos de los servicios mínimos por parte de los maquinistas, algo que negó el sindicato. Según Renfe, se vieron obligados a usar autobuses y trenes de doble composición.

Los maquinistas se movilizarán de nuevo mañana y los próximos días 14 y 16 de junio. El colectivo protesta por la demora de Renfe en poner en marcha un plan de salidas ordenadas de personal y la promoción de nuevos ingresos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios