Sacyr vuelve a negociar la venta de su participación en Eiffage

  • La constructora española Sacyr ha vuelto a negociar la venta de su participación en la francesa Eiffage, donde es el primer accionista con un tercio del capital, que podría cederlo a un precio ligeramente superior al que pagó por sus acciones

Según la prensa económica francesa, Sacyr está negociando con el organismo financiero estatal francés CDC (que ya tiene el 8,5% de Eiffage) y las aseguradoras AXA, CNP y AGF (que también son accionistas), a las que se ha sumado Groupama.

Las conversaciones, que se han reanudado tras la sentencia del pasado miércoles del Tribunal de Apelación de París sobre el contencioso entre Sacyr y la dirección de Eiffage, plantean un precio de 63 euros por acción de Eiffage que, según "Le Nouvel Observateur", lo propuso el Elíseo.

A 63 euros, el grupo de Luis del Rivero conseguiría una plusvalía de un euro por título respecto al precio medio que pagó por Eiffage, lo que significaría una ganancia total de 31 millones por su 33,32%.

La salida de Eiffage permitiría a Sacyr mejorar su estructura financiera al reducir su deuda en 2.000 millones de euros, pero se vería privado de los beneficios de la tercera constructora francesa.

Para los institucionales franceses dispuestos a adquirir los títulos del español, la operación podría resultar beneficiosa, de acuerdo con los analistas de Oddo Securities, y eso pese a pagar un precio superior al de la cotización actual de Eiffage, que ayer al cierre cotizaba a 59,14 euros.

Oddo Securities precisa que las acciones de Eiffage tienen "un buen margen de apreciación" y calcula que van a subir a 70 euros, al tiempo que los expertos de Exane BNP Paribas se han marcado un objetivo de 84 euros.

El Tribunal de Apelación de París en su dictamen confirmó la anulación, decidida por la Autoridad de los Mercados Financieros (AMF), de la opa de Sacyr -por canje de acciones- sobre los dos tercios que no controla en Eiffage, al estimar que el grupo de Luis del Rivero estaba en concierto con al menos seis de los otros 89 accionistas españoles.

Pero al mismo tiempo, invalidó la obligación que había dictado la AMF para que Sacyr presentara otra oferta en efectivo y a un precio que hubiera sido sustancialmente más elevado que los ahora aludidos 63 euros y que habría podido costar a la constructora española varios miles de millones de euros. EFE

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios