Solbes prevé un ajuste de los precios de la vivienda en varios años

  • El vicepresidente segundo en funciones, Pedro Solbes, considera que hablar de sobrevaloración en el mercado inmobiliario español "no tiene sentido", y admite que el precio de la vivienda está en un proceso de "aterrizaje" que durará años

Comentarios 16

En declaraciones a los periodistas tras participar en una reunión del Eurogrupo (ministros de Finanzas de la zona euro), Solbes se esforzó por restar importancia al informe del Fondo Monetario Internacional (FMI) que calcula que la vivienda en España está sobrevalorada entre un 15% y 20%.

Ese cálculo, explicó el titular de Economía, no tiene en cuenta el impacto de la inmigración ni otros factores, como el aumento del número de hogares y la adquisición de viviendas por parte de extranjeros, muy importantes en el caso español.

Subrayó, además, que el propio Fondo sitúa a España en una posición "intermedia" en relación a otros países en sobrevaloración del mercado inmobiliario.

Así, según los datos extraídos por el Departamento de Economía del informe del FMI, el precio de la vivienda está más inflado en varios países de la UE -Irlanda, Holanda, Reino Unido, Francia, Dinamarca y Bélgica-, aunque se acerca más a su valor real en otros -Alemania, Finlandia, Italia y Suecia-.

Insistió en que "hablar de sobrevaloración de forma global no tiene ningún sentido" e hizo hincapié en que en España hay múltiples mercados inmobiliarios con características muy diferentes -de primera y segunda residencia; urbano, rural y de playa; centro de las ciudades y periferia, etc-.

También reiteró que, según los cálculos del Gobierno, la demanda en España se mantiene, pese a la desaceleración, entre 450.000 y 550.000 viviendas anuales, en función del precio y de otros factores.

Recordó que la desaceleración de los precios ya comenzó en 2006, un "aterrizaje" que se ha acelerado como consecuencia de las turbulencias que comenzaron a sacudir los mercados financieros el verano pasado.

Pero se mantuvo firme en que el ajuste tendrá lugar "a lo largo de varios años", aunque "2008 y 2009 serán fundamentales".

Respecto a las consecuencias en el mercado laboral de la desaceleración de la vivienda, el vicepresidente apostó por reconducir a los desempleados de la construcción a otros sectores, aunque reconoció que este proceso requerirá tiempo.

Se mostró convencido de que España va a seguir creando empleo neto e incidió en que hay demanda de mano de obra en algunos sectores, por lo que será posible, aunque sea parcialmente, absorber a los nuevos parados de la construcción.

En cuanto a los problemas de las empresas inmobiliarias, descartó adoptar medidas públicas para acudir en su rescate y dejó claro que "deben resolverse en el marco del sistema privado".

En opinión de Solbes, "el Gobierno tiene que dejar que el mercado juegue, lo mismo cuando sube que cuando baja".

Las medidas al alcance de las autoridades, centradas en aumentar la vivienda de protección oficial, "ya se han adoptado", subrayó.

Se refirió, por último, al aumento de la morosidad en los créditos hipotecarios, una cuestión a la que "hay que prestar atención", pero que no le genera preocupación.

Así, destacó que, aunque la tasa de morosidad ha aumentado en los últimos meses, hasta afectar a cerca del 0,8% de los préstamos, sigue en niveles muy bajos, en relación a otros países y a otros momentos históricos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios