Toda una oleada de pesimismo

  • El BBVA pronostica un crecimiento nulo en el segundo trimestre y Caja Madrid no descarta el fantasma de la recesión · Funcas rebaja de nuevo sus previsiones y la CECA alerta de una escalada en la morosidad

Comentarios 2

Superado el debate dialéctico sobre la etiqueta adecuada -crisis sí, crisis no- con la que bautizar la fase de desaceleración, la de ayer pudo ser, sin duda, una de las jornadas menos halagüeñas para Pedro Solbes. El hombre que cuadra las cuentas del país se topó con una catarata de previsiones negativas, augurios nada favorables y cifras revisadas a la baja. En definitiva, una cascada de pesimismo sobre la evolución de la economía española que refuerza una de las teorías más cacareadas en las últimas semanas: lo peor incluso está por llegar.

La primera alarma del día la hizo sonar el Servicio de Estudios Económicos del BBVA. A falta aún de más de un mes para que el INE y el Banco de España publiquen los datos oficiales, la entidad avanzó que, según sus estimaciones, el Producto Interior Bruto de España del periodo abril-junio quedará frenado "en el entorno del crecimiento cero", frente a las tres décimas de avance del primer trimestre. La previsión se basa en los últimos datos de actividad, consumo y empleo (con un deterioro desconocido desde 1993), que muestran un "brusco deterioro de la economía".

Esa estimación coloca a España más cerca del fantasma de la recesión (dos trimestres consecutivos de crecimiento negativo), un agujero negro que, sin nombrarlo, no descartó ayer el presidente de Caja Madrid, Miguel Blesa. A su juicio, existe la seria posibilidad de que la economía española "atraviese trimestres con crecimiento cero y también alguno negativo". Un escenario que estaría más cerca si se cumplen sus pronósticos, que relegan la expansión del PIB este año a un máximo del 1,5% y a sólo el 1% en 2009. "Estaría encantado de equivocarme", ironizó, pero sólo unos segundos después de aseverar que la morosidad "no es que llegue, es que galopa", de advertir que mirarán "con lupa" a quienes se acerquen a sus oficinas a solicitar una hipoteca y de recomendar "apretarse el cinturón" a las empresas en los costes laborales.

Más motivos de preocupación: el panel de previsiones económicas elaborado por la Fundación de las Cajas de Ahorros (Funcas) redujo la previsión de crecimiento en otras cinco décimas, para colocarlo en el 1,7%. Y va más allá, ya que la institución alerta de que no existen mejores perspectivas para 2009, un ejercicio para el que no cree que se supere el avance del 1%. Sobre uno de los indicadores que registran peores comportamientos, el del desempleo, Funcas calcula que rozará el 10,2% en 2008, con una escalada hasta el 11,5% para el siguiente año. ¿Los motivos? Básicamente responden a que los datos de Contabilidad Nacional del primer trimestre han sido peores de lo esperado, un panorama teñido aún más de negro por el resto de indicadores (paro, inflación, caída del consumo, morosidad...) correspondientes al segundo trimestre de 2008, que apuntan hacia una "intensificación" del ritmo de caída en las tasas de crecimiento.

No más optimista se mostró el presidente de la Confederación Española de Cajas de Ahorros (CECA), Juan Ramón Quintás, quien no dudó en pronosticar también ayer que otro de los caballos de batalla de la crisis, la temida tasa de morosidad, podría situarse en el 4% en 2009, el doble del 2% con el que confía que cierre el presente ejercicio. La fórmula es sencilla: si los bolsillos están vacíos, es más difícil responder a préstamos y créditos. "Han cambiado bastante las previsiones respecto al próximo año, ya que parece que va a ser el peor de todos", subrayó Quintás.

El gobernador del Banco de España, Miguel Ángel Fernández Ordóñez, por su parte, advirtió que la situación de los mercados financieros "dista mucho de haberse normalizado plenamente", por lo que auguró que el ajuste, "intenso, prolongado y doloroso", "podría prolongarse más de lo esperado". La última nota poco alentadora de la jornada la puso la CEOE, que reclamó reformas estructurales urgentes para frenar la desaceleración.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios