La UE rebaja el crecimiento de España al 2,2% este año y el 1,8% en 2009

  • La contracción del sector inmobiliario situará el paro en 2009 en el nivel más alto de la UE, al 10,6%, y el superávit desaparecerá también ese año

Comentarios 4

La Comisión Europea recortó hoy la previsión de crecimiento para España al 2,2% del producto interior bruto (PIB) este año -cinco décimas menos de lo que había pronosticado el pasado mes de febrero- y al 1,8% en 2009. Esta reducción se debe al ajuste en el sector de la construcción y al enfriamiento del consumo privado. Las cifras de Bruselas son más pesimistas que las presentadas por el vicepresidente del Gobierno, Pedro Solbes, en su última revisión el pasado viernes, que apuntan a un crecimiento del 2,3% tanto en 2008 como en 2009.

El comisario de Asuntos Económicos, Joaquín Almunia, dijo que esta diferencia se explica porque el Ejecutivo comunitario cree que el ajuste de la vivienda en España será "más rápido" de lo que espera el Gobierno, sobre todo en 2009, y reducirá la talla del sector inmobiliario español en un tercio durante los próximos tres años.

"Nosotros pensamos que el ajuste en construcción va a llevar a una inversión negativa o a una reducción de la inversión en construcción el año que viene, como consecuencia en particular del ajuste en el sector vivienda. Y creemos que ese ajuste, que está siendo ya más rápido de lo que se esperaba, va a seguir siendo más rápido de lo que se espera en otras previsiones, incluidas las del Gobierno", explicó Almunia. "Ojalá acierten quienes tienen una visión más optimista", agregó.

El Ejecutivo comunitario prevé que la inversión en vivienda en España caerá este año un 5%, cifra que se verá en parte compensada por la inversión en infraestructuras y en bienes de equipo. Además, el paquete de estímulo fiscal que acaba de aprobar el Gobierno, y cuya medida estrella es la devolución de 400 euros del IRPF, tendrá efecto durante la segunda mitad del año y logrará mantener el consumo. Pero en 2009, la inversión en vivienda caerá un 15% y ello pesará más sobre el crecimiento porque la inversión en infraestructuras no será suficiente para contrarrestar esta caída.

El comisario de Asuntos Económicos resaltó que, durante los años del 'boom' de la construcción de viviendas en España -es decir, los últimos 6 a 8 años-, la producción de viviendas fue "muy superior" a la demanda real para su uso. "La demanda real de viviendas en España como primera residencia o como segunda, residencia pero para usarlas y no como bien de inversión, se sitúa en torno a 450.000 viviendas más o menos y creemos que el ajuste del sector se va a producir alineándose la producción de viviendas con esa cifra", indicó Almunia.

La contracción del sector de la construcción hará que el nivel de paro aumente alrededor de un punto porcentual al año en 2008 y 2009, ya que se desacelerará la creación de empleo y la economía no será capaz de absorber los flujos de inmigrantes. Para este año, el Ejecutivo comunitario pronostica una tasa de desempleo del 9,3% de la población activa, y para 2009 la cifra aumentará hasta el 10,6%, que será el nivel más alto de los Veintisiete países de la UE.

Por lo que se refiere a la inflación, alcanzará de media este año el 3,8%, como resultado de las subidas de los precios del petróleo y de los alimentos, lo que situará el diferencial de precios con la eurozona en un punto porcentual. En 2009, la contracción de la demanda interna reducirá las presiones inflacionistas y la tasa de inflación bajará al 2,6%.

Bruselas prevé que el superávit presupuestario se reduzca este año al 0,6% del PIB frente al 2,2% registrado en 2007, como consecuencia, entre otros factores, de la rebaja fiscal de 400 euros para todos los contribuyentes. En 2009, el superávit desaparecerá por completo y se alcanzará una situación de equilibrio presupuestario, aunque la Comisión no descarta que este escenario pueda incluso adelantarse a 2008. Pese a ello, la deuda seguirá bajando hasta el 35,3% este año y el 35,2% en 2009.

El déficit por cuenta corriente de España seguirá aumentado durante los próximos dos años hasta el 11% en 2008 y en 11,2% en 2009. Además, Bruselas alerta de que la competitividad de la economía española frente al resto de la eurozona seguirá deteriorándose, no sólo porque se mantiene el diferencial de inflación sino porque se incrementarán los costes laborales. La productividad crecerá un 1% al año.

El Ejecutivo comunitario resaltó que existen riesgos a la baja para este escenario. "En un contexto de condiciones de crédito más estrictas, el ajuste en el sector de la vivienda podría producirse más rápidamente de lo esperado, ralentizando todavía más el ritmo de crecimiento del empleo y del consumo privado", indicó.

Además, los hogares españoles están muy endeudados casi exclusivamente a tipos de interés variables, por lo que se encuentran "altamente expuestos a posibles aumentos en el coste del crédito". Finalmente, Bruselas alerta de que "la financiación de la creciente deuda externa del país puede pesar todavía más en la actividad doméstica".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios