Zapatero pide al presidente del BCE "prudencia" y "responsabilidad"

  • El presidente del Gobierno critica el efecto que las declaraciones de Trichet han tenido sobre la cotización del Euríbor

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, recomendó ayer a su homólogo en el Banco Central Europeo (BCE), Jean Claude Trichet, "prudencia en sus declaraciones", porque, según explicó, todos los que respetan la independencia de la autoridad monetaria también esperan de ella "responsabilidad". De esta manera se refirió el principal responsable del Ejecutivo al máximo histórico alcanzado por el Euríbor (5,4%) el viernes, justo un día después de que Trichet anunciara una posible subida de los tipos para julio.

A su juicio, las alzas que el índice hipotecario y el petróleo registraron ese mismo día son, "seguramente, exageradas", y "es aconsejable más prudencia" por parte del máximo responsable del BCE.

Zapatero reconoció, en relación con la evolución de la coyuntura, que las actuales circunstancias plantean "dificultades", pero rechazó las críticas del presidente del PP, Mariano Rajoy, quien ha acusado al Gobierno de mantenerse inactivo frente a la crisis. En este sentido, subrayó que ya se han tomado más de 20 medidas en el ámbito económico, todavía puede ponerse en marcha "alguna más" a corto plazo y, "por supuesto", se adoptarán nuevas iniciativas a medio plazo. Destacó, asimismo, que su Ejecutivo, ante "un proceso claro de dificultad económica", mantiene todos sus compromisos sociales, porque las cuentas públicas han sido "bien gestionadas".

Tras incidir en que nadie puede esperar que las medidas aprobadas hasta ahora tengan efecto "de un día para otro", recordó que las primeras comenzarán a ponerse en marcha este mismo mes, cuando se aplique la deducción en el IRPF a los asalariados y autónomos. Zapatero resaltó que, gracias a esta iniciativa, las familias van a disponer hasta final de año de 6.000 millones de euros más y apuntó, a este respecto, que el Gobierno es "consciente" de lo que supone la subida de las hipotecas.

También insistió en el plan de reactivación económica recientemente lanzado, cuyas propuestas fiscales -incluida la deducción del IRPF antes indicada- y de financiación y de apoyo a las empresas suman 10.000 millones de euros. Dentro de ese paquete de medidas, señaló la decisión de adelantar a las empresas la devolución del IVA, ampliar la disponibilidad de crédito oficial y acelerar la inversión en obra pública -este año se han licitado cerca de 7.000 millones de euros-, el plan de ayuda a los desempleados de la construcción (con más de 200 millones de euros), el apoyo al sector del automóvil para estimular el consumo y las iniciativas dirigidas al segmento turístico.

En total, y según reiteró, son más de 20 medidas destinadas a mejorar el poder adquisitivo de las familias, apoyar a las empresas ante los "problemas" y respaldar a sectores específicos para fomentar la actividad. "El Gobierno está estudiando y sigue preparando, en función de la evolución de la situación, nuevas medidas", concluyó el presidente.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios