Los agricultores andaluces claman contra el "abuso" de las distribuidoras

  • Asaja aboga por la creación de un frente común para evitar "el abismo" entre los precios en origen y los que pagan los consumidores · La sequía y la 'lengua azul' lastran la recuperación de la producción

Comentarios 3

"Algo no funciona". Los agricultores se unen al coro de voces críticas con la escalada de precios de los alimentos y se consideran ajenos al temporal alcista que azota el bolsillo del consumidor. "La situación es desproporcionada", aseguró ayer el presidente de Asaja Andalucía, Ricardo Serra, que resaltó ayer que "cada vez es mayor el abismo entre los precios en origen de los productos agrarios y los precios en destino".

La organización agraria acusa directamente a las distribuidoras de ampliar los márgenes hasta un 110 por ciento sin que los beneficios reviertan en los agricultores, a pesar de que 2007 "fue un buen año agrícola". A modo de ejemplo, Serra expuso, empleando las antiguas pesetas, la situación que afrontan los productores de cítricos de Sevilla. "Recoger y envasar un kilo de naranjas en Alcalá del Río sale por unas 70 pesetas, y al día siguiente está en el mercado por 210", relató.

El proceso se agudiza en la ganadería, que ha vivido un annus horribilis por la enfermedad de la lengua azul, causante de la muerte de más de 128.000 ovejas en Andalucía. El presidente de Asaja señaló que los costes de los ganaderos subieron un 40 por ciento por el encarecimiento de los piensos. Sin embargo, la enfermedad provocó que los precios en origen descendieran por las restricciones al movimiento del ganado.

Los agricultores lo achacan a que "prácticamente cinco empresas manejan la comercialización", aunque también entonaron un mea culpa. "Nosotros también tenemos algo de culpa ya que la solución es que los agricultores de toda una región nos organicemos contra este abuso de posición dominante", manifestó Serra, que recordó que "las administraciones tienen la obligación de evitar los abusos". En materia de precios, los productores de cereales y olivar son los que tienen más motivos para sonreír, tras la recuperación de la producción.

Asimismo, la falta de agua preocupa a los agricultores. "Nos encontramos en el cuarto año de sequía y los embalses están al 34,3 por ciento, 4 puntos por debajo de 2006", incidió Serra, que señaló que la cuenca del Guadalquivir tiene 700 hectómetros cúbicos de déficit". "Esto no se soluciona sólo ahorrando agua, sino que hacen falta más embalses", aseguró el presidente de Asaja Andalucía, que reclamó un Plan Hidrológico Nacional. Serra expresó su preocupación por la revisión de las ayudas europeas prevista para este año y se mostró escéptico por el futuro de los cultivos para biocombustibles. "Hace falta un marco que los favorezca porque 3.000 hectáreas para Andalucía son pocas", indicó.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios