Se calculan pérdidas de hasta el cien por cien de la cosecha tras la granizada

  • Asaja Córdoba hace balance de las incidencias en las zonas afectadas por las fuertes lluvias y afirma que las líneas aseguradoras desde el Ministerio sólo favorecen a la administración.

Asaja Córdoba buscará la coordinación con los ayuntamientos afectados por las lluvias del pasado lunes y propondrá que estas zonas se vean beneficiadas por medidas que compensen los daños producidos. Ha informado de que actualmente se está valorando la incidencia del pedrisco y fuertes lluvias ocurridas el lunes por la tarde, tanto por agricultores como por técnicos de Asaja y de la administración, siendo difícil dar un dato definitivo en cuanto a la superficie y número de olivos afectados.

Las primeras estimaciones ofrecen un dato "desolador, ya que la práctica totalidad de la cosecha esperada entre la zona de Almedinilla, Fuente Grande y Brácana ha desaparecido, quedando incluso los árboles dañados para la siguiente al haber sufrido daños importantes en sus ramas". La comarca de Priego se ve privada así de unas de sus mejores zonas productoras. Menos extrema, aunque también preocupante, es la situación al norte de Almedinilla hasta Fuente Tójar, zona donde según los cálculos puede haberse perdido entre el 40 o el 50 por ciento de la producción.

Otros términos afectados como Carcabuey, Zuheros, Cabra o Luque han registrado daños menores y más localizados en parcelas concretas, que pueden llegar al diez por ciento de la media de la zona. Aunque el nivel de aseguramiento del olivar en la provincia es bajo, algunos asegurados asociados ya se han puesto en contacto con los técnicos para evaluar la situación.

Numerosos han sido también los daños por el agua, más de 100 litros por metro cuadrado en pocos minutos en algunas zonas, que han anegado de barro instalaciones agrarias e industriales, pozos, sistemas de riego y se han llevado hasta plantones de olivos.

Líneas aseguradoras del Ministerio

La existencia de líneas oficiales de seguros por parte del Ministerio, hace difícil que se dediquen ayudas extras cuando se producen estas situaciones. La gran proliferación de líneas aseguradoras desde el Ministerio, se convierte en un arma de doble filo para el agricultor y ganadero, pues quien verdaderamente se está asegurando es la administración, que se ve libre en estos casos de cumplir con sus responsabilidades.

Desde Asaja se hace un llamamiento a todos los olivareros a que no descuiden el asegurar sus cosechas, pues es el único medio para resolver con solvencia estos problemas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios