El Estado cumplirá su parte del trato con un déficit del 4,8% a cierre de año

  • Economía se encomienda al resto de administraciones públicas para saber si España alcanza en 2011 el objetivo del 6%, vital para calmar a los mercados · Los ingresos tributarios crecen un 0,4% sobre 2010

Comentarios 2

El déficit del Estado se situó en 52.385 millones de euros en los once primeros meses del año, el 4,84% del PIB, lo que supone un 4,9% menos que en el mismo periodo de 2010, según adelantó el secretario de Estado de Hacienda en funciones, Juan Manuel López Carbajo. El dato permite anticipar que el Estado cumplirá el objetivo fijado para el cierre de 2011, aunque el déficit ya haya alcanzado el 4,8%, que era el límite. "El Estado sigue la senda prevista para cumplir con su objetivo. Esperamos que ocurra lo mismo con el resto de administraciones públicas", dijo López Carbajo.

Esta previsión, según el Ministerio de Economía, se basa en la existencia de varios factores que empañan noviembre pero que revertirán en diciembre, como el cambio metodológico de la nueva base 2008, que supone un ajuste de 13.581 millones. Sin tener en cuenta este cambio, el déficit se habría situado en 35.478 millones hasta noviembre, el 3,28% del PIB. También desparecerá en diciembre el efecto que provoca el adelanto en la ejecución de las devoluciones, así como el disntinto calendario de retenciones sobre los intereses de la deuda pública. En noviembre, las devoluciones impositivas superaron los 1.200 millones, un 36% más.

Finalmente, en noviembre hay que tener en cuenta el pago abonado al Servicio Público de Empleo Estatal de 3.730 millones destinado a cubrir prestaciones por desempleo abonadas por dicho servicio en ejercicios anteriores. Según López Carbajo, estos efectos revertirán en diciembre, un mes que además suele ser mejor en ingresos y para el que ya disponen de algunos datos, lo que permite anticipar que el Estado cumplirá el objetivo fijado.

Con todo, el déficit registrado entre enero y noviembre fue consecuencia de unos pagos que se situaron en 144.579 millones, un 12,4% menos, mientras que los ingresos sumaron 92.194 millones, un 16,2% menos.

Respecto a los ingresos, los no financieros acumulados hasta noviembre ascendieron a 164.017 millones (+0,7%). Este porcentaje se eleva al 1% en términos homogéneos, es decir, una vez considerados los desfases temporales de las devoluciones realizadas en los dos ejercicios y el distinto calendario sobre intereses de la deuda pública.

Los ingresos tributarios, que representan el 92% del total, alcanzaron los 151.110 millones, un 0,4% más que un año antes, que se eleva al 0,7% en términos homogéneos. La recaudación por impuestos directos se elevó a 82.764 millones (+0,2%), mientras que los impuestos indirectos aportaron 68.346 millones (+0,6%).

Por impuestos, el IRPF acumuló una recaudación de 65.226 millones (+4,2%), gracias a las medidas de consolidación fiscal aprobadas, como la supresión parcial de los 400 euros o la subida del tipo sobre los rendimientos de capital. Sociedades ingresó 14.611 millones hasta noviembre, un 11,4% menos, en parte la libertad de amortización y por el mayor porcentaje de beneficios obtenidos por las grandes corporaciones en el extranjero.

El IVA generó 48.126 millones (+2,5%) y los Impuestos Especiales aportaron 17.479 millones, un 3,9% menos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios