La economía agraria crece un 2,2% pero no llega al nivel de 2005

El campo andaluz levanta cabeza pero aún está lejos de sus mejores cifras. La producción del campo andaluz llegará en 2007 hasta los 10.059 millones de euros, según el avance estadístico de la Consejería de Agricultura y Pesca de la Junta de Andalucía. Esta cifra supone un crecimiento del 2,27 por ciento respecto al año anterior, aunque no llega al nivel de 2005, en el que se llegó a 10.470 millones. Sin embargo, el récord histórico sigue correspondiendo a 2004 cuando se alcanzaron los 11.246 millones de euros.

Los efectos de la política agraria de la Unión Europea marcarán el comportamiento del agro andaluz en este ejercicio. Los datos confirman la condena al ostracismo de algunos de los cultivos más emblemáticos de la comunidad, especialmente el algodón o la remolacha, que han sufrido recientemente sendas reformas del marco de ayudas comunitarias.

En el primer caso, la producción volverá a caer un 16,4 por ciento hasta los 110,4 millones de euros, menos de la mitad de las cifras que el algodón registró en 2005, cuando se alcanzaron los 265 millones de euros.

La situación se agudiza en lo referente a la remolacha azucarera, cuyos productores ya han tirado la toalla casi de forma definitiva, al igual que la industria, condenada al cierre -como la factoría de ARJ en Jaén-, o a la reconversión. El cultivo cerrará el año con una producción de 49,5 millones, lo que supone un descenso del 55,8 por ciento respecto a 2006.

Estos descensos se compensan con la recuperación del aceite de oliva, uno de los sectores de más peso en la producción agraria andaluza, que empieza a levantar cabeza tras un 2006 nefasto en el que la cosecha cayó más de un 28 por ciento debido principalmente a la sequía y las heladas, un descenso que no se compensó ni con el espectacular aumento de precios del aceite. Las previsiones de la Consejería de Agricultura apuntan un incremento del 6,67 por ciento, hasta los 1.783 millones de euros, muy lejos aún de los 2.523 millones registrados hace dos años. Esta mejora se percibe también en la aceituna de mesa, que avanzará un 7,43 por ciento.

El girasol es otro de los cultivos que multiplicará sus cifras en 2007, hasta un 74 por ciento más, y se ha convertido en el refugio de antiguos productores de algodón. La raíz de este incremento es el encarecimiento de los precios en el mercado mundial, recalentado por la gran demanda de biodiésel.

Andalucía se ha beneficiado de esta inflación global, a pesar de que sigue destinando el cultivo casi exclusivamente a la producción de aceite de girasol para consumo humano y de piensos para el ganado. Otro tanto ocurre con los cereales, con un avance del 27 por ciento respecto a 2006, y que aportarán 671 millones de euros a las cuentas del agro andaluz.

Las hortalizas siguen siendo la principal fuente de riqueza de la agricultura regional, en gran medida gracias a la pujanza de los invernaderos almerienses. La producción se mantendrá prácticamente estable en unos 2.784 millones de euros.

La ganadería también conservará sus cotas en alrededor de 1.361 millones de euros, lo que supone una mínima reducción del 0,33 por ciento, a pesar de los estragos causados por la lengua azul en la cabaña ovina.

La renta agraria crecerá un 1,36 por ciento y se situará en 8.213 millones de euros, por debajo de la registrada en 2004 y 2005. También subirá un 1,71 por ciento, hasta 7.777 millones, el valor añadido de la economía agraria, el indicador que marca la aportación de la agricultura al PIB andaluz y que en ejercicios anteriores ha crecido por encima del 3 por ciento.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios