Los entresijos de la supervisión única de los bancos europeos

  • Es el primer paso para solucionar la crisis de deuda que golpea a la Eurozona, pero el retraso de su puesta en marcha hasta 2014 deja a España en una encrucijada

La polémica supervisión única para los bancos europeos llegará casi con toda probabilidad a finales de 2013 o ya en 2014. La cumbre de la Unión Europea (UE) del pasado jueves y viernes logró un acuerdo sobre la hoja de ruta, el primer paso hacia una unión bancaria en Europa que es considerada la base para una solución a la crisis de deuda que azota actualmente a la Eurozona.

q¿Por qué necesita Europa un nuevo mecanismo de supervisión?

Porque una de las conclusiones que se han sacado de la crisis financiera es que los supervisores nacionales pueden hacer la vista gorda cuando inspeccionan a "sus" bancos. Sólo así se explica que los Estados tengan que salvar de la quiebra a bancos con miles de millones de euros, por lo que se quiere evitar a toda costa que algo así vuelva a ocurrir. En el futuro, las entidades con problemas podrán recibir directamente ayudas del Mecanismo Europeo de Estabilidad (MEDE), pero la condición para ello es que haya un supervisor bancario único. Y, en este escenario, sobre todo Alemania quiere evitar que el dinero de los impuestos caiga en saco roto.

q¿Qué derechos tendrán los inspectores de la banca?

Los supervisores recibirán amplios derechos de intervención. Examinarán los balances, podrán inspeccionar bancos, imponer sanciones y retirarles la licencia de operaciones. Justo lo que le falta a la Autoridad Bancaria Europea, con sede en Londres y creada en 2011, algo por lo que es considerada como una especie de "tigre sin dientes", a lo que se suma un problema de imagen después de que sus test de estrés fuesen poco acertados.

q¿Quién asume el control?

El controlo lo asumirá el Banco Central Europeo (BCE), en Fráncfort, aunque queda por aclarar si la ciudad alemana también será la sede de la supervisión bancaria.

q¿No existe la amenaza de conflictos de intereses?

Seguro. La cumbre de la UE ha aclarado por ello que las dos funciones del BCE, política monetaria y supervisión bancaria, deberán estar "claramente separadas". Así aparece en la declaración final de la cumbre. El organismo supervisor tendrá un consejo propio de 21 miembros que trabajará separado del consejo de gobierno del BCE. El consejo supervisor presentará informes regulares al Parlamento Europeo.

q¿Se necesitan entonces todavía supervisores nacionales?

Sí, pues los controladores de la UE, cuyo número no se conoce todavía, no podrán hacer ellos solos todo el trabajo. Cooperarán estrechamente con las autoridades nacionales, como por ejemplo el Banco de España. "La supervisión nacional ejercerá su función dentro de la supervisión europea", subraya el presidente francés, Hollande.

q¿Se someterán todos los bancos europeos a la nueva supervisión?

Sí, todos sin excepción, desde el gran banco de inversiones hasta la caja de ahorros más pequeña. En total se trata de 6.000 entidades en los 17 países del euro. La supervisión debe "poder mirar en cualquier banco de la Eurozona", afirma el presidente del Consejo Europeo, Herman van Rompuy. Sin embargo, por presión de Alemania, habrá diferentes niveles de intensidad en la supervisión. Los inspectores europeos analizarán de una manera más o menos detenida según el tamaño, modelo de negocio, riesgo e interdependencia de las entidades. La canciller alemana, Angela Merkel, habla de una forma "diferenciada" de control.

q¿Qué países se someterán a la supervisión bancaria?

En primer lugar los 17 países del euro. Los diez países ajenos a la moneda única podrán unirse igualmente a la supervisión del BCE. Suecia, por ejemplo, se ha mostrado dispuesta a hacerlo bajo determinadas condiciones.

q¿Cuándo comenzará a funcionar el nuevo supervisor?

El marco jurídico será elaborado antes de finales de año, y a lo largo de 2013 comenzarán los inspectores a trabajar. Por el momento no se sabe cuándo fluirán los primeros créditos del MEDE a los bancos con problemas. "Esto no significa que la recapitalización pueda comenzar el 2 de enero", comenta Hollande. La canciller Merkel afirma que se conformará con que ocurra en los próximos 12 meses, pero las previsiones más realistas apuntan a que su entrada en acción no se producirá hasta 2014.

q¿Qué opinan los críticos?

La oposición alemana acusa a Angela Merkel de querer posponer la entrada en funcionamiento del instrumento por temas electorales -se enfrenta a elecciones el año que viene-, mientras que asociaciones de bancos consideran que el nuevo supervisor podría ser una institución burocrática sobredimensionada y con una capacidad de actuación insuficiente.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios