"La gestión del territorio ha sido un desastre y supone el gran desafío"

Domingo Jiménez Beltrán, primer director de la Agencia Europea de Medio Ambiente, fundador y asesor del Observatorio de la Sostenibilidad en España y director de la Tribuna del Agua Expo 2008, expone las líneas para hacer frente al cambio climático y describe la situación actual.

-¿Qué estrategias debe seguir España para afrontar el cambio climático?

-La vía de acción es doble, una a largo y medio plazo de cambio progresivo del desarrollo hacia modelos económicos con un tejido productivo sostenible y de calidad, con el valor añadido como factor de competitividad, con incrementos sustanciales en inversiones en I+D, tecnología, educación y formación, de lo que resultaría mayor eficiencia energética y una reducción más eficiente de las Emisiones de Gases de Efecto Invernadero. Y otra de incidencia a corto y medio plazo referente a nuestro sistema energético, forzando la eficiencia energética y la racionalización de su demanda, para lo que no hay más remedio que recurrir a unas políticas de precios y una fiscalidad más adecuada, y por otro la optimización de la oferta energética, promoviendo la generación distribuida y la generación de las energías de fuentes renovables (EFR).

-¿Cuáles son los actuales aspectos insostenibles del modelo económico nacional?

-Podemos decir que nuestra economía es de las más prósperas en términos de incremento del PIB, aunque no lo es para todos, ni con mucho futuro por el modelo productivo prevalente, en el que no prima suficientemente la innovación y el conocimiento como valor añadido. Nuestro modelo económico es muy ineficiente, hacemos algo más pero no con menos, sino con mucho más, y con poco futuro por la menor productividad y competitividad asociada a una descapitalización progresiva en materia de conocimiento e innovación y el mayor peso del consumo y de la construcción como dinamizadores.

-Ha mencionado en ocasiones anteriores la gran oportunidad que supone el cambio climático para España. ¿Cómo puede o debe aprovecharla?

-España está ante una opción estratégica sin parangón, ya que la situación de su desarrollo y sus potenciales propician esta trasformación del desafío del cambio climático en oportunidad. España se está beneficiando ya de un creciente liderazgo mundial en materia de energías renovables y esta posición se puede acrecentar si se opta finalmente a nivel nacional por una generalización a tope de dichas energías, con los múltiples beneficios que ello conlleva. Y sobre todo España se beneficiaría del cambio del modelo económico al optar por uno más eficiente y de más valor añadido.

-¿Considera óptima la gestión del territorio por parte de los distintos gobiernos, más en las zonas costeras?

-No. Ha sido un desastre y es el gran desafío para la sostenibildad. No se ha hecho verdadera gestión del territorio, verdadera ordenación territorial, verdadera planificación y desarrollo integrado, sobre todo en la costa. Lo que se ha hecho es planificación urbanística con ánimos fundamentalmente crematísticos para mejorar los presupuestos municipales y con modelos expansivos y especuladores de acumulación de plusvalías enormes en manos privadas y a corto plazo y de traslado de los costes ahora y a futuro a la sociedad, como ya empezamos a sufrir.

-De conocer el modelo de crecimiento de Almería, ¿cree que se están cumpliendo las directrices en materia de sostenibilidad?

-No conozco al detalle el desarrollo almeriense pero no se aleja de las pautas generales del desarrollo español y por tanto requiere un vuelco significativo para participar también de esta oportunidad en la que hay que transformar el desafío del cambio climático, y podemos decir que si Andalucía está en posición ventajosa cara a este oportuno cambio, Almería está en posición privilegiada dentro de Andalucía. Los cambios que se están apreciando en la agricultura almeriense hacia una agricultura de calidad, con controles biológicos de plagas…, pero también en turismo de calidad, han demostrado ya las ventajas incluso de competitividad y económicas de este cambio donde los aspectos ambientales son un plus y no una carga. Y por supuesto si hay una región pionera en EFR es Almería, con su planta de Tabernas, en desaladoras…. Podemos decir que Almería puede ser pionera en España y ser autosuficiente en energía y aguas , aspirar a ser "toda solar" en el futuro en contraste con "toda un solar" como predecían las tendencias menos sostenibles.

-Para usted, ¿qué tiene menor impacto las plantas desaladoras o el trasvase de los ríos hacia zonas áridas?

-Depende de los casos. No se puede establecer una evaluación de aplicación general. Es necesario hacer diagnosis especifícas, en base al conocimiento existente y teniendo en cuenta que las líneas maestras en materia de agua y energía para progresar en su sostenibilidad son siempre las mismas: racionalizar la demanda (en el futuro será más rico el que menos energía y agua necesita) y optimizar la oferta, con mayor recurso a EFR y a los recursos hídricos disponibles en la cuenca. Si hablamos del trasvase del Ebro a Almería y de recursos adicionales necesarios una vez agotada la racionalización de la demanda, la desalación bien hecha y con recursos energéticos equivalentes procedentes de fuentes renovables (no hay que olvidar que un generador eólico de 1Mw produce la electricidad suficiente para desalar el agua que requieren 10.000 habitantes) es favorable con respecto al trasvase en términos energéticos, económicos, sociales y ambientales, además de generar agua de mejor calidad y no dependiente de las lluvias, aunque hay que mantenerla como último recurso.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios