La guitarra se convierte en el nuevo profesor de flamenco

  • Una empresa sevillana, creada por el músico Paco Ortega, invierte 200.000 euros en el desarrollo de un software que permite el aprendizaje autodidacta

Para aprender a tocar la guitarra hay muchas opciones. Algunas tan tradicionales como inscribirse en una academia o contratar a un profesor particular, y otras más modernas como los dvds, cds o coleccionables del kiosco. Todo parecía inventado, pero ni mucho menos es así. Los más de treinta años de experiencia en el mundo de la música le valieron a Paco Ortega para saber dónde hallar el nuevo filón a explotar: el desarrollo de un software incorporado dentro de la guitarra que posibilitara el aprendizaje del flamenco. "Reflexioné sobre cómo la tecnología se aplicaba al pop o al rock, pero no a este tipo de género musical", subraya Ortega, que le comentó la idea a Jesús Bola y juntos empezaron a perfeccionar la parte técnica. Para ello, crearon a finales de 2008 la empresa Conexión Verde S.L. -de la que ambos son propietarios al 50%- y le dieron nombre al proyecto: Flamenco Studer.

La guitarra tendrá una apariencia física normal, pero incorporará dentro un software que permitirá acceder a acompañamientos flamencos que sonarán en el propio instrumento o grabar los avances del alumno para luego enviarlos al ordenador por Bluetooth o mediante una conexión USB. Con un equipo formado por investigadores de software independientes, el proyecto se desarrolla principalmente en Sevilla, aunque también algunos de los adelantos se han producido en Barcelona y Tokio. "La idea es trabajar ahora con técnicos freelance y más adelante, cuando tengamos el prototipo definitivo, contactar con las universidades andaluzas y sus departamentos de I+D", apostilla Ortega. Además, aunque sus propietarios esperan reunir aún más fondos, la inversión destinada al proyecto ronda ya los 200.000 euros. De esta cantidad, la Consejería de Innovación, Ciencia y Empresa de la Junta de Andalucía le otorgó a Flamenco Studer un total de 60.000 euros. Esta aportación se enmarcó dentro del programa Melkart, destinado a la financiación a través de créditos participativos a bajo interés de ideas empresariales de carácter creativo.

El proyecto de Conexión Verde también prevé la creación de una serie de negocios paralelos. Entre ellos, la apertura en internet de una página web donde el usuario podrá descargar canciones y donde se añadirán progresivamente nuevos temas. "Todos estas iniciativas generarán una red de proyectos que se retroalimentarán unos a otros", expone Ortega. Por su parte, los creadores aún no han precisado como se llevará a cabo la fabricación y distribución del producto. "Aún no sabemos si nos encargaremos nosotros mismos de la producción o nos asociaremos con las grandes multinacionales del sector como Casio o Yamaha", añade el músico jienense, que anunció que la presentación del invento se producirá en la próxima Bienal de Flamenco 2010.

Paralelamente y ante las previsiones de éxito vaticinadas por sus propietarios, Flamenco Studer ya fue patentado en todo el mundo, debido a que el mercado objetivo no se limita al territorio nacional. "Existen en todo el planeta más de 9.000 academias de flamenco, a las que hay que añadir la gran cantidad de gente que empieza de forma autónoma", explica Ortega. Además, la empresa perfiló tres tipos de consumidores a los que se dirigirá este nuevo software: los nuevos alumnos que inicien su aprendizaje, los que ya tienen un nivel avanzado y los profesionales del flamenco. "El tradicional profesor de guitarra ya no hará falta", concluye el músico.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios