El sector inmobiliario impulsa un 46% el negocio de la CAM en Andalucía

  • La caja de ahorros alicantina cierra el ejercicio 2007 con 4.573 millones de euros entre créditos y recursos de clientes

Los últimos coletazos del boom inmobiliario sirvieron el año pasado de sustento al crecimiento de la CAM en el mercado andaluz. La caja de ahorros alicantina cerró el ejercicio con un repunte del negocio del 45,8%, hasta alcanzar en la región los 4.673 millones de euros. Este significativo avance obedeció, según explica el director territorial, Ricardo Camilleri, al tirón que aún mostró la demanda de operaciones por parte de promotores y la formalización de hipotecas. A su juicio, y pese a que en 2008 "no se repetirán las importantes cifras a las que el sector inmobiliario nos tenía acostumbrados", se trata de un segmento con recorrido, ya que "existe una demanda latente a la espera de la evolución de los precios de la vivienda y los tipos de interés".

En cuanto a la distribución del negocio, el 62% estuvo vinculado a empresas y el 48% a particulares, si bien la actividad en el segundo de esos ámbitos avanzó a mayor ritmo. Por otra parte, el saldo de los créditos se elevó un 48,47%, mientras que los recursdos de clientes lo hicieron un 43,11%. Precisamente, la captación de éstos últimos será una de las grandes palancas del crecimiento de la CAM en Andalucía durante el presente ejercicio, para el que Camilleri augura unos "buenos" resultados, aunque prefiere no adelantar previsiones.

Teniendo en cuenta que la coyuntura económica no es la óptima, la entidad cubrirá sus objetivos de negocio apostando por "hacerse con los mejores clientes, optimizar la cuota en función del riesgo asumido, favorecer la diversificación sectorial y optimizar también la relación riesgo/liquidez/rentabilidad".

En relación con la coyuntura, el director regional de la CAM reconoce que la banca se enfrenta a un escenario difícil, en el que "la liquidez no es tan barata y abundante como antes, el negocio inmobiliario se ralentiza, el paro asiste a un cambio de tendencia, el aumento de la renta disponible y del consumo decae y la morosidad repunta". Respecto a la morosidad, incide en que su intención es que la entidad se mantenenga "en la media de las mejores prácticas del sector" financiero.

Otra de las ramas de negocio en la que se apoyará la caja de ahorros alicantina para ganar terreno en el mercado andaluz será la relacionada con los clientes foráneos, que "está aportando márgenes muy importantes", gracias a los servicios que la entidad ofrece a través de 38 sucursales especializadas en las necesidades de este público.

A finales de 2007, la CAM contaba en esta comunidad autónoma con 103 oficinas, de las que 28 echaron a andar ese mismo año. Esta red comercial, fruto de un intenso plan de expansión lanzado en 2003 y que ahora prácticamente toca a su fin (quedan muy pocos puntos por abrir), incluía, además de las 38 sucursales para extranjeros, cinco de empresas y dos para promotores -el resto eran tradicionales-. En breve, se incorporarán, asimismo, oficinas para banca privada y personal. La primera de ellas verá la luz en Sevilla, pero en la entidad ya barajan la inauguración de otras dos en Málaga y Marbella (esta división especializada se puso en marcha hace dos años). La atención de estas sucursales será para inversores cuyo patrimonio supere 120.000 euros. En la actualidad, la CAM tiene en Andalucía una cartera de 40.000 clientes y 400 personas en plantilla.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios