Los operadores virtuales bajan la tarifa del móvil, pero apenas arañan mercado

  • Las nuevas compañías sólo logran hacerse con un 1% del pastel, rozando el medio millón de clientes · La diferencia de precios con las operadoras tradicionales, Movistar, Vodafone y Orange, puede llegar al 67%

A tenor del número de compañías que está en la parrilla de salida a punto de lanzarse al mercado de la telefonía móvil, cualquiera diría que se trata de un sector que roza la saturación. Con una penetración del 110 por ciento, en España hace años que ya hay más móviles que habitantes. Sin embargo, esto no parece ser óbice para que nuevas compañías, llegadas desde los más variopintos sectores, muestren interés por convertirse en operadores móviles virtuales (OMV), esto es, prestadores del servicio sin necesidad de tener red propia, sino alquilándola a las compañías tradicionales -Movistar, Vodafone y Orange-.

De momento, ya son nueve empresas las que han irrumpido en el mercado de la mano de esta figura impuesta por la Comisión del Mercado de las Telecomunicaciones (CMT) en febrero de 2006 para dinamizar el sector. Carrefour fue la primera en estrenarse -ocho meses después, en octubre de 2006- y, desde entonces, han sido ocho las firmas que se han sumado: Euskaltel, Happy Móvil (The Phone House), Lebara, Eroski, Pepephone, Diamóvil, R Cable y ONO io.

Sin embargo, la revolución que venían a provocar los OMV no acaba de manifestarse. Apenas han captado un 1 por ciento de cuota de mercado, rozando el medio millón de clientes -según los últimos datos disponibles por la CMT, referentes a noviembre de 2007-, frente a los cerca de 50 millones de usuarios de telefonía móvil que hay en nuestro país. Un balance bastante decepcionante que parece no amedrentar a los que aspiran a sacar tajada de este pastel. Y es que ni más ni menos que 15 firmas están listas para adentrarse en el negocio, mientras que ya han conseguido registrarse otras 150. Las que están más próximas a su lanzamiento son, entre otras, El Corte Inglés (Sweno), Masmóvil, Jazztel, British Telecom, TeleCable, Metrored, Icall, Istmo o Sarenet.

Pese al escaso éxito logrado entre los clientes, la llegada de los operadores móviles virtuales ha conseguido que las tarifas de la telefonía móvil desciendan considerablemente y que los usuarios tengan un amplio abanico de ofertas donde poder escoger. Así, según un estudio realizado por Facua (Federación de Consumidores en Acción), la diferencia entre los precios de las compañías emergentes y los de las tres operadoras más consolidadas puede ascender hasta el 67 por ciento. El informe apunta a que Eroski y Carrefour son las más baratas, mientras que "el elevado número de planes tarifarios que ofertan Movistar, Vodafone y Orange provoca confusión en los usuarios y dificulta la posibilidad de comparar", asegura el portavoz de la organización, Rubén Sánchez.

"Si los OMV quieren hacerse con un hueco en el competitivo y maduro mercado de la telefonía móvil, tendrán que marcar la diferencia optando por alguna de estas estrategias: la calidad, el precio o la segmentación del público objetivo -jóvenes, mayores, inmigrantes...-", indica Javier García, director de Operadores y Servicios de Telecomunicación de AETIC (Asociación de Empresas de Electrónica, Tecnologías de la Información y Telecomunicaciones de España). En este sentido, por ejemplo, Pepephone, del grupo turístico Globalia, se ha posicionado en los servicios de bajo coste -12 céntimos por minuto en todos los horarios y destinos-, Lebara ha apostado por el colectivo inmigrante, British Telecom se dirigirá al mundo de la empresa y otras como TeleCable o también R Cable se centran en el negocio regional (Asturias y Galicia, respectivamente).

Sin embargo, según el organismo regulador español, el verdadero despegue de este negocio se producirá cuando empiecen a operar como OMV las firmas con mayor posicionamiento en el negocio de internet (ADSL o cable), tales como ONO, Jazztel o British Telecom, que vendrán a completar su oferta de servicios (internet, televisión, fijo) con la telefonía móvil. "Es un desarrollo natural de su negocio el hecho de verticalizar la estructura para tratar de abarcar todas las áreas posibles", indica el directivo de Aetic.

La desconfianza y la falta de posicionamiento en el mercado puede que hayan actuado en contra de los jugadores más noveles de este sector -llegados de áreas no afines a las telecomunicaciones-. De ahí que los expertos aseguren que si irrumpen otros más conocidos por el gran público puede que se hagan antes con la simpatía de los consumidores.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios