La patronal rechaza premiar la contratación, pero apoya los 'minijobs'

  • Juan Rosell pide que no haya "obsesión" por las bolsas y critica que haya leyes hechas "para tocar las narices" a los que quieren crear empresas.

Comentarios 10

El presidente de la CEOE, Juan Rosell, se ha mostrado este martes en contra de las bonificaciones empresarialesa la contratación y a favor de losminojobs, consistentesen pequeños empleos, de pocas horas de duración, con salarios de unos 400 euros mensuales y compatibles con otros puestos de trabajo, que en Alemania dan trabajo actualmente a 4,6 millones de personas.

Rosell, en declaraciones a la cadena SER,  ha afirmado que sindicatos y empresarios deben respetar el plazo dado por el futuro presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, para alcanzar acuerdos, sin esperar "grandes titulares". "Se nos piden grandes titulares, pero es muy difícil que los hagamos porque nosotros defendemos unas cosas y los sindicatos otras, pero estamos haciendo cosas", ha dicho. De hecho, Rosell ha destacado que los agentes sociales, sobre todo en algunos convenios colectivos, han conseguido acuerdos, aunque no han sido muy publicitados. "Son como una lluvia fina, pero si nos ponemos de acuerdo en dos o tres cosas ayudaríamos a la percepción interna y externa", ha añadido.

El dirigente empresarial ha puesto en valor el acuerdo de pensiones que se alcanzó con el presidente del Gobierno, ya en funciones, José Luis Rodríguez Zapatero, a quien ha defendido del "pin, pan, pun" contra él que ahora "se ha puesto de moda". "Yo creo que a partir de mayo de 2010 puso cosas importantes sobre la mesa, como el acuerdo de pensiones y la regla de oro de la Constitución", ha dicho Rosell que, en todo caso, ha admitido que la alternancia en el poder "normalmente es algo bueno".

El líder de la CEOE ha indicado que la máxima aspiración empresarial ahora mismo es que España funcione, para lo que se necesita una legislación más apegada a la realidad que la actual, con un coste del despido equiparable a la media europea y sin tantas trabas burocráticas. "El sobrevivir administrativamente es muy complicado y costoso. Hay demasiadas leyes, que te ponen pegas, y muchas veces no sabes para qué han nacido, si solamente es para tocarte las narices", ha denunciado. 

Preguntado por si la contratación debería bonificarse, Rosell ha afirmado que a los empresarios "no les gustan" estas ayudas y que, por él, los 3.000 millones de euros anuales que se dedican a esto podrían quitarse "mañana por la mañana". Pese a explicar que las cotizaciones sociales en España son mucho más altas que en Europa, Rosell ha reconocido que ahora no es momento de sacar una "pancarta" pidiendo una reducción de cinco puntos en las cotizaciones. "Sería muy bonito y los nuestros quedarían encantados, pero los números son los números y lo que hay es lo que hay", ha precisado.

Rosell se ha mostrado partidario de facilitar la entrada en el mercado laboral a través de los llamados minijobs, aunque suponga a los trabajadores jugar por un tiempo en una "división regional" (por eso de los sueldos bajos) en lugar de jugar "en primera". "Hay que hacerlo, es injusto, sí, pero tenemos que tratar de salir de la situación actual", ha explicado. Además de facilitar la entrada en el mercado laboral, el dirigente de la CEOE ha insistido en que debe reducirse también el coste de salida, es decir, la indemnización por despido improcedente, que debe igualarse, en su opinión, a la media europea.

Asimismo, Rosell cree que la legislación debe ser "superflexible" para que cuando las empresas se vean obligadas a reducir producción puedan despedir barato y cuando aumenten la actividad puedan contratar "de la manera que sea". "En el 70% de los despidos improcedentes se da la razón al trabajador cuando el empresario si despide, sus razones tendrá, probablemente de viabilidad de la empresa", ha añadido.

Por otra parte, y pese a ser un termómetro de la economía real, Rosell ha abogado por mirar menos las bolsas para "no obsesionarse desde por la mañana hasta por la tarde". "Hay que dejarlas tranquilas y verlas con un poco más de distancia, cada semana, cada mes", ha afirmado.

Rosell ha calificado el euro y la Unión Económica y Monetaria (UEM) como un "milagro" y ha señalado que cuando se crearon sólo eran un edificio prácticamente vacío. "No había ni cocina, ni sala de estar y ahora hay que ir rellenando ese edificio y darle contenido", ha apuntado. El dirigente empresarial ha augurado que 2012 será un año "muy complicado" para España y Europa, y ha denunciado que desde 2007, un total de 250.000 empresas se han visto obligadas a cerrar, entre otras cosas por falta de financiación.

Según Rosell, si las entidades financieras no prestan dinero es porque no lo tienen o porque no quieren asumir riesgos. En este sentido, ha considerado que prestar a las empresas del Ibex, "que tienen un endeudamiento total, de alrededor de 225.000 millones de euros", podría ser un problema para bancos y cajas, pero si una pequeña o mediana empresa les solicita crédito, no sería tanto. "La gente ya no quiere ser empresario. No se quiere lanzar al ruedo y correr el riesgo de crear una empresa y hacerse autónomo, y si eso lo cerramos, el futuro económico es muy complicado", ha advertido Rosell.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios