Juan Carlos Ureta. Presidente de Renta 4

"Los sistemas de copago, y no sólo en sanidad, serán inevitables"

  • El máximo responsable de la gestora de fondos cree que el modelo actual de servicios sociales en España no se sostendrá si sigue como hasta ahora

Comentarios 14

-Desde su posición de presidente de Renta 4, ¿qué tendencias observa en el arranque del año en cuanto a la inversión?

-Ha empezado bajo un signo muy claro: el apetito por el riesgo. En todo el mundo, el movimiento hacia este tipo de productos ha sido enorme. Y nosotros estamos empezando a poner un punto de cautela. Los riesgos siguen ahí, que no se dejen llevar por la euforia.

-¿A qué se debe esta fiebre?

-A la actuación de los grandes bancos centrales inyectando liquidez y prometiendo hacerlo con carácter ilimitado. Esto tiene un impacto en los mercados financieros, con subidas de precios muy espectaculares. Pero hay que esperar a ver si estas inyecciones tienen impacto en la economía real, que continúa muy débil.

-¿Ha podido ser Chipre una llamada de atención?

-Sí, como lo fueron las elecciones italianas. Chipre es un problema que no generará mayores turbulencias, pero nos recuerda que los riesgos siguen ahí. Francia acaba de pedir más tiempo para cumplir con el déficit. Y Chipre no es nada en Europa, pero Francia sí.

-¿Es extrapolable la crisis chipriota a España?

-Es verdad que la situación de la banca española no tiene nada que ver, pero esta crisis nos recuerda que si no se corrigen los desequilibrios hay problemas. Un 6,7% de déficit [cuando se hizo la entrevista la cifra aún no había sido revisada por Eurostat] estará muy bien, pero sigue siendo enorme.

-Mucha gente piensa que el objetivo hay que suavizarlo para no asfixiar el crecimiento.

-Me gustaría que el recorte fuera aún más rápido. Hay un problema estructural gordo y es posible hacerlo. Irlanda lo ha demostrado.

-¿Y eso no dañaría la economía?

-Es que hay que hablar de crecimiento sostenible. Gastar dinero para sostener una demanda artificial es dopar la economía.

-¿Qué es lo que falta por hacer para corregir los desequilibrios?

-Primero, el sector financiero debe seguir reforzando el capital y mejorando las prácticas bancarias. Segundo, es necesario un ajuste estructural del sector público. Sigue hipertrofiado, con aparatos que no se pueden pagar. Y tercero, hay que modificar la financiación de los servicios sociales. Los sistemas de copago, y no sólo en sanidad, son inevitables. Hay cosas que, sencillamente, no se pueden pagar. Sí en un nivel asistencial mínimo, pero no con carácter general.

-Eso nos hará más pobres aún.

-No. Si no cofinancio, lo que hago es subir los impuestos y, entonces sí, hago más pobre a la clase media y baja. Se trata de repartir las cargas mejor, de manera más eficiente y justa. Si no, acabaremos cargando de impuestos a quienes ya no los podrán ni pagar. Y eso es lo triste.

-Un think tank alemán prevé diez años de crisis para España.

-Es lógico pensar así, porque las crisis de deuda tienen una digestión más lenta. Honestamente, no sé cuánto durará y creo que nadie lo sabe. Ojalá durara unos meses más. Hay que decirle a la gente que la crisis puede durar. A nadie se le puede decir que esto va acabar pasado mañana, porque puede que no sea así.

-Si la crisis dura, un drama como el paro puede acabar con todo.

-Sin duda. Es un problema que hay que atacar.

-¿Cómo se hace sin generar más gasto público?

-Atrayendo la inversión de capital. En el exterior hay interés por España, pero tienen que ver que hacemos las cosas seriamente. A lo mejor tenemos que rebajarnos el sueldo y bajar el nivel de vida. ¿Eso es ser más pobres? Es no ser tan ricos como nos habíamos creído.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios