Rocío Cardona. directora de adecco en andalucía

"La temporalidad no tiene por qué ser precaria"

  • Anticipa que en los próximos años se generará más empleo de calidad

  • Los 'call centers', el agro y la distribución son los sectores que tiran del mercado

Rocío Cardona, directora de Adecco en Andalucía, en la sede de Sevilla. Rocío Cardona, directora de Adecco en Andalucía, en la sede de Sevilla.

Rocío Cardona, directora de Adecco en Andalucía, en la sede de Sevilla. / víctor rodríguez

Rocío Cardona conoce muy bien su empresa y, por ende, el panorama laboral andaluz. Lleva desde 1998 en Adecco, donde comenzó como responsable de selección y a finales de 2015 se incorporó a la dirección regional tras varios años como adjunta en el área de Servicio. Bajo su mando trabajan 90 personas en 30 delegaciones repartidas por toda Andalucía.

-¿Dónde estamos y a dónde vamos en lo que al mercado laboral andaluz se refiere?

-Gracias a las medidas de Gobiernos e instituciones en general se ha ido recuperando de forma sostenida, pero insuficiente. En Andalucía la tasa de paro está en el 24% y el desempleo estructural es enorme. En lo positivo, la región está entre las cuatro que más ha reducido la tasa de paro desde 2013, en torno a diez puntos.

-Los sindicatos dicen que se ha salido de la crisis con más temporalidad, con trabajos más precarios.

-La temporalidad no tiene por qué ser precaria. Y las perspectivas de 2018 y siguientes años hablan de más y mejor empleo. Y, repito, la temporalidad no tiene que ser precaria.

-¿A qué nos referimos exactamente con eso? Explíquelo.

-Bien entendida, la temporalidad es cubrir puntas de trabajo. Muchas veces es el puente hacia un empleo estable. De cada cuatro empleos temporales, casi uno se queda en la empresa.

-Pero un 35% de temporalidad en Andalucía parece excesivo.

-El tejido andaluz tiene una parte importante de campañas o puntas de trabajo. ¿Debería ser inferior la tasa de temporalidad? Sí. También hay una economía sumergida, pero a nosotros, como Adecco, no nos llega.

-¿Qué perfiles de empleo se demandan ahora con respecto a los primeros años de la recuperación?

-Los tecnológicos. La cuarta revolución industrial no es una previsión, está ahí. Se dice que es una amenaza y es todo lo contrario, son oportunidades de creación de empleo. Todo esto nos va a ayudar a hacer mejor nuestro trabajo.

-Pero en esa transición siempre habrá gente que se quede atrás.

-Si el mercado evoluciona tendremos que evolucionar también, con la formación.

-¿Es verdad que las empresas tienen dificultades para encontrar perfiles muy específicos?

-Hay empresas que no encuentran el perfil adecuado. Hay una brecha entre la especialización que piden y la formación de los candidatos.

-¿Qué hace Adecco para reducir esa brecha y qué se hace desde Andalucía en general?

-Invertimos en la formación de los candidatos y de los trabajadores en especializaciones que son deficitarias. A nivel andaluz, la formación es una asignatura pendiente. Hay mucho recién licenciado y personas muy preparadas con muchas dificultades para acceder al mercado laboral porque éste requiere una formación especializada. Esto sólo se puede hacer con formación dual. En Andalucía y España queda mucho camino por recorrer.

-¿Qué empleos son los que piden las empresas que no encuentran?

-Tecnológicos, pero no sólo. El año pasado hubo una demanda en Málaga de personal cualificado de la hostelería que no se estaba pudiendo cubrir.

-Este año hemos asistido al día de la Mujer más reivindicativo. Como mujer y directiva, ¿opina que hay brecha salarial?

-Te diría que tenemos mucho camino por recorrer.

-Se dice que la maternidad es el principal condicionante.

-No lo creo. Si la brecha no se ha abierto antes no tiene por qué abrirse con la maternidad. Yo, como directiva (tiene dos niñas de 9 y 11 años) no me siento discriminada y hay diez directivos, compañeros míos, que son hombres.

-¿Hay techo de cristal?

-Puede existir, pero está en la persona romperlo. Ser hombre, mujer, tener una raza o una inclinación sexual no aporta por sí mismo nada a la empresa y está en las personas y en las empresas romper el techo. Adecco es la tercera mejor empresa de España para trabajar y no tenemos esos problemas. Poner una etiqueta supone poner un límite y deberíamos trabajar por un trato igualitario.

-Volviendo al principio. ¿Por qué no converge Andalucía en empleo con el resto de España o lo hace poco? La brecha sigue siendo muy grande aún.

-Quizás no hay suficiente industria y se debe hacer la región más atractiva para que vengan más empresas.

-¿Qué sectores están impulsando el empleo en 2018?

-Sobre todo tres: el contact center, que es uno de los que más ha crecido; el sector agrario unido a la industria agroalimentaria y el de la distribución. En otros, como la aeronáutica, se detecta un incremento en la provincia de Cádiz y una disminución en Sevilla.

-¿Cómo hace Adecco para reciclar a la gran masa de parados de larga duración, la mitad de los desempleados andaluces?

-A través de la Fundación Adecco les damos talleres de formación y orientación. Y, sobre todo, vemos las competencias y la experiencia profesional y dejamos de lado etiquetas como la edad y el sexo. Hoy nos movemos en un mundo competitivo y la empresa que sea capaz de captar talento es la que va a estar ahí.

-Parece que la edad está dejando de ser tan condicionante.

-Se está contratando a gente mayor. Las empresas contratan sin tener en cuenta la edad, sólo las competencias y la experiencia.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios