José Luis Manzanares Japón

"No hay nada más de derechas que la izquierda de la subvención"

  • Ingeniero de Caminos, fundador y presidente de Ayesa y único sevillano que hizo un puente en la Expo.

Comentarios 21

-¿Seguimos viviendo en un país que se creía rico?

-Yo procedo de una familia humilde. Estudié con beca, no tenía un duro. La ambición es buena, es lo que mueve al planeta. Lo malo es querer disfrutar sin trabajar.

-El protagonista de El fin de la crisis va de Triana al parque de María Luisa. Parece una canción de Lole y Manuel...

-Todas mis novelas empiezan  y terminan en Triana. Soy un convencido de que la gente de aquí vale muchísimo.

-Homero era un ciego que escribió la aventura de la Odisea. En su libro hay una Penélope profesora de Historia rodeada de gente con una venda en los ojos...

-La crisis actual la ha provocado la ceguera de Europa. Esa ceguera es el síntoma de la decadencia.

-¿Cuál es la patología de esa decadencia?

-Las sociedades decadentes se instalan en el universo de la mentira. Nadie quiere decir la verdad. Mentir se ha convertido en un derecho, cuando debería ser un delito. El señor Carcaño hace uso de ese derecho a mentir, que en vez de ser un eximente debería ser una agravante. Cada nueva versión de su crimen debería suponer diez años más de condena.

-¿Sus críticas van a la derecha (los que lloran lo perdido) y a la izquierda (los que exigen y buscan culpables)?

-En el fondo, no hay nada más de derechas que la izquierda de la subvención. En mi juventud, fuimos muy revolucionarios y no había nada menos de izquierdas que el nacionalismo. Hoy existe la izquierda nacionalista.

-¿Dónde acaban los derechos de las minorías?

-Somos reos de los partidos bisagras. Una cosa es proteger al débil y otra bien distinta que el débil tiranice al fuerte.

-¿Es verdad, como dijo Felipe González, que a Angela Merkel le interesa más una Europa alemana que una Alemania europea?

-Hoy no hay líderes en Europa, ni siquiera Angela Merkel. Ni ideologías que muevan a la gente. Europa, y España con ella, está enferma. Y el Estado, sobredimensionado. Estamos tirando el dinero a manos llenas. Un dinero que no tenemos. Y nadie dice que estamos en guerra económica con el resto del mundo, y que estamos perdiendo esa guerra.

-En el centenario del Titanic, ¿Europa es el barco?

-Un barco que navega irresponsable, orgullosamente en un mar de icebergs convencido de que vive en el mejor de los mundos.

-Lo de decadencia suena a Roma. ¿Quiénes son los nuevos bárbaros de esta nueva Roma?

-Los chinos.

-Un comunismo capitalista...

-Un comunismo que practica un dumping tremendo, que machaca a su pueblo para conquistar el mundo. Pero la culpa no es de los chinos. Los bárbaros lo sacrificaban todo por la tribu. Los ejércitos de Roma se llenaron de bárbaros porque nadie quería ir a pelear. Nosotros dejamos de fabricar zapatos, ropa y juguetes y los dejamos en manos de los chinos. Devaluamos la mano de obra en la agricultura porque queríamos seguir viviendo como señoritos.

-¿Qué valoración hace de las elecciones autonómicas?

-Sociológicamente, es muy difícil que la derecha gane por mayoría absoluta en Andalucía.

-Almunia es el único socialista que aplaude las medidas del Gobierno de Rajoy...

-Dice lo que saben todos, pero nadie dice. Saben que la solución va a ser traumática, y afectaría sobre todo a la gente afín a los partidos. Se resisten, es natural.

-¿Qué nos ha pasado?

-España nunca ha estado mejor que ahora. Nunca tuvimos mejores infraestructuras, gente más preparada, más culta, mejores empresas, mayor presencia internacional,

y sin embargo nos estamos muriendo a chorros. Hace cuarenta años éramos un país pobre, subdesarrollado, injusto. Mucha gente lo levantó. Y ahí estamos ahora: llorando, muertos de miedo, sin saber qué hacer, buscando culpables.

-¿Cómo hace para escribir?

-Siempre he sido un gran lector, pero ahora me hace más feliz escribir que leer. Me pongo mi disciplina. Escribo los fines de semana, de vacaciones, en el AVE.

-¿Qué pabellón de la Expo ocupa Ayesa?

-Suiza. Es el cuento de los tres cerditos. Convertimos una torre de papel en un edificio sólido.

-Ingeniero de caminos y escritor, como Juan Benet...

-Yo sólo soy un aficionado. Un cuentacuentos. Pero soy de los pocos que leyó Volverás a Región. Alguna vez lo presenté y dije que los ingenieros de Caminos hacemos carreteras que sabemos de dónde vienen y adónde van. Los novelistas hacen eso con el argumento, pero a Benet el argumento le importaba un pepino. Sus libros eran de vueltas y revueltas.

-¿Sus puentes son de masas?

-Lo importante de un puente es que te lleve y no se caiga. La ingeniería no tiene la semiótica de la arquitectura.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios