Eduardo Punset

"Por primera vez en la historia tenemos vida antes de la muerte"

  • Con 'Viaje al optimismo' bajo el brazo, el célebre divulgador científico apuesta por estudiar urgentemente los procesos mentales porque "se sabe que la salud mental incide en la física".

Comentarios 28

El hombre que se reinventó y es optimista: Eduardo Punset (Barcelona, 1936) es capaz de reinventarse y tocar casi todas las teclas. Es abogado, economista, escritor y divulgador científico. En la política empezó en el PCE en sus tiempos de universitario. Después militó en UCD y fue consejero de Economía en la Generalitat de Cataluña y ministro de Relaciones con la CE (1980-81) en el Gobierno de UCD. Más tarde fue parlamentario de CiU y eurodiputado en el CDS de Adolfo Suárez. En 1995 dejó la política. Desde entonces triunfa como divulgador científico y es uno de los escritores que vende más libros en España. Viaje al optimismo (Destino) es su último éxito.

-¿Por qué se le ocurrió escribir sobre el optimismo?

-Porque cuando oigo conversaciones de la gente, me doy cuenta de hasta qué punto se puede distorsionar la realidad.

-Dice usted que cualquier tiempo pasado fue peor...

-Sí. He visto restos de momias de niños de 14 años que murieron sacrificados en América Latina. En pleno siglo XX tuvimos el holocausto, pero la vida era atroz en la antigüedad. Había una gran crueldad. Steven Pinker, de la Universidad de Harvard, ha investigado y ha demostrado que ahora existe menos índice de violencia y más de altruismo.

-¿Se vive mejor?

-Y se vive más. Desde 1840 la esperanza de vida ha aumentado dos años y medio por década. Por primera vez en la historia de la evolución, hay vida antes de la muerte. Hasta ahora la gente buscaba la vida después de la muerte. 

-¿Pero se puede ser optimista con esta crisis?

-La primera razón para superar cualquier crisis es no engañarse con las causas que la originan. Es una falacia decir que nuestra crisis es el resultado de una crisis planetaria inevitable.

-¿Cuál es la causa?

-Como economista que soy, digo que no es una crisis planetaria, no estamos en deuda con Urano o Saturno. Las cuentas se equilibran en el mundo. Hay países que van bien, como China, India o México; unos que van regular, como EEUU, y otros que van mal porque se han endeudado demasiado y les ha fallado el experimento de la Europa Unida.

-España ya no va bien…

-España había merecido el reconocimiento por la forma en que habíamos pasado de una dictadura a una democracia y por su apertura al exterior. Yo fui  ministro y comprobé ese reconocimiento, que ahora se ha extinguido. España ha pasado a estar entre los pequeños países europeos sobreendeudados.

-¿Se puede salir pronto de esta crisis?

-Se empiezan a tomar medidas que permitan volver a ese reconocimiento social. España debe estar entre los grandes países europeos. Estamos pagando el error de creer que bastaba con unificar la moneda, sin unificar las economías y los sistemas fiscales. 

-Usted insiste en que el futuro depende de las nuevas tecnologías.

-Cuando uno analiza el progreso económico de los países, ve que algunos lo han fundamentado en el turismo y la agricultura. Esos países no tienen futuro. Otros lo basan en las terapias celulares, la fabricación de tejidos celulares y la robótica inteligente. Los que van por estos caminos tienen futuro. Las grandes innovaciones se hacen en esos países.

-¿Tan importante es la robótica?

-Aquí la robótica se ha subestimado. Se dice que un robot cuenta con un cerebro como el de una lombriz, pues en 30 años son como 30 lombrices.

-También le da importancia al poder de la mente.

-Constato los adelantos de científicos, que comprueban que la mente es poderosa. Los procesos de percepción del universo exterior son complicados, y no digamos la memoria. Es urgente estudiar los procesos mentales. Antes la medicina estudiaba las enfermedades, pero no los procesos mentales. Hoy sabemos que es al revés, porque la salud mental incide en la salud física.

-¿Las emociones se pueden aprender?

-La posibilidad de gestionar las emociones es una novedad de nuestro tiempo. Venimos al mundo con emociones básicas, como el miedo o la ira. Esto no se estudiaba, porque se oponía la razón a la emoción. Hoy sabemos que el pensamiento racional es irrisorio comparado con el subconsciente.

-¿Nos conoceremos mejor?

-Contamos con datos para el aprendizaje social y emocional, que va a cambiar la manera de ver las cosas y nos llevará a revisiones de lo que tenemos, como el sistema educativo.

-También ha escrito usted sobre la felicidad.

-Sabemos más, porque se han estudiado las dimensiones de la felicidad.

-¿Qué dimensiones?

-La relación personal es el primer factor que demuestra una correlación con la felicidad. Lo segundo es haber descubierto que quienes no encuentran su dominio, la forma de realizarse, no pueden innovar. Por ello, hay que aprender  a través del esfuerzo personal y el trabajo. Lo tercero es la influencia del dinero.

-¿El dinero no da felicidad?

-Con el dinero se ve que el nivel de renta es igual al nivel de felicidad en aquellos casos que están por debajo de los límites de subsistencia. La pobreza trae infelicidad. En los casos que el nivel de renta está por encima de la subsistencia, es distinto. Ahí la felicidad depende de otras cuestiones.

-¿Por qué pasó de la política a divulgar la ciencia?

-Creo que en el fondo de todo está la curiosidad, que es inacabable. Hubo un periodo en el que lo que más llamaba la atención era la llegada de la democracia. Por eso, decidí implicarme de lleno y colaborar para conseguir ese objetivo.

-¿Y qué le hizo cambiar?

-Hoy en día, cuando contemplas los avances de la tecnología, las personas que tenemos niveles elevados de curiosidad los volvemos hacia la ciencia. Por eso, aposté por difundirla a un nivel cultural más popular. Siempre he buscado también apartarme de los dogmas.

-Usted superó un cáncer. ¿Qué consejo daría?

-Lo que me sorprendió fue la capacidad de afecto y amor que recibí. Tener esa capacidad hacia las víctimas de la enfermedad es lo único que podría decir sobre esto.

-Nos podemos preguntar ¿qué es Eduardo Punset?

-Lo que le digo a mis nietos. Sigue habiendo más preguntas sin respuestas que preguntas con respuestas comprobadas. Nuestra obligación es ir encontrando respuestas ciertas, para que no nos inventemos respuestas de teorías conspirativas, como que la culpa de todo es de Rajoy o de Zapatero.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios