joaquín caparrós. entrenador de fútbol

"Me voy a poner de tarea en verano leerme una novela de Pepe Mel"

-A todos sus equipos los llevaba a Punta del Moral, playa de Ayamonte...

-Lo descubrí entrenando al Recreativo de Huelva. Aquello no era lo que es. Entonces sólo estaba el hotel y el famoso chiringuito de Antonio.

-Empezó de entrenador en Cuenca, de secano, y pasó por los tres mares: el Atlántico, el Cantábrico, el Mediterráneo...

-Y un lago, en Neûchatel.

-En tantos sitios, ¿somos iguales o diferentes?

-Hay un denominador común que es el ser humano. Después no hay tantas diferencias. El vasco es muy parecido al andaluz. Viscerales defendiendo lo nuestro; se vive mucho fuera, y eso que en Bilbao el clima no tiene nada que ver. Y la pasión por las fiestas.

-¿Qué sintió cuando Sergio Ramos levantó como capitán del Madrid la copa de Liga de Campeones?

-Cuando lo has visto hacerse, eso te toca la fibra. No tiene precio. Es muy gratificante para un entrenador ver que siete de los 23 chicos que fueron campeones del mundo habían entrenado conmigo.

-Siendo de Utrera, podía haber sido torero o cantaor...

-Era un poco cagón para torero, pero sí tengo la frustración de no haber hecho algo en el cante, el baile o la guitarra. Me gusta una fiestecita flamenca.

-¿Vio a Bernarda y Fernanda de Utrera?

-Por supuesto. Y a Enrique Montoya, La Perrata, Bambino, al que cada vez se le va reconociendo más.

-De Utrera es Reyes. Un caso de insólita longevidad futbolística...

-Tiene un talento innato. Ha jugado en algunos de los mejores equipos del mundo: Arsenal, Benfica, Madrid, Atlético, Sevilla, con el que ganó todo. Su entorno es muy familiar y eso le ha venido bien. Su padre esperaba fuera a que terminarámos de comer.

-En la Eurocopa España empieza contra la República Checa. Menos mal que ya no juega Panenka...

-Han pasado cuarenta años, pero hemos visto ese penalti muchas veces. A Sergio Ramos le salió una vez mal y a la siguiente, con esa personalidad que tiene, le salió bien.

-¿Qué espera de España?

-No hay que fiarse, pero somos todavía los campeones, los favoritos. Ojo con Croacia.

-Clemente y Del Bosque suman cuatro Mundiales. ¿Eran artistas en el campo y realistas en el banquillo? ¿Se lucha entre la realidad y el deseo?

-Lo fundamental es la capacidad de liderazgo y de motivación. Tengo la suerte de haber tratado a los dos, a Clemente en Bilbao.

-¿Cómo vivió allí el final de la violencia de ETA?

-Pasear por Bilbao es un auténtico lujo. Me identifiqué mucho con la gente vizcaína. Cuando me fui, me hubiera gustado despedirme en euskera.

-¿Visitó el Guggenheim?

-Varias veces. Vivía muy cerca del museo.

-Tiene un hijo artista.

-Y ha expuesto en Bilbao, no en el Guggenheim.

-¿Qué le queda de su paso por Cuenca?

-Todo. Allí conocí a mi mujer, la madre de mis hijos. He sido pregonero de San Mateo. Me gusta volver a los sitios por donde pasé. Como me gusta volver a mi barrio de Pío XII en Sevilla o encontrarme con los antiguos compañeros de los Salesianos de la Trinidad.

-En Cuenca tenía otro museo, el de Arte Abstracto.

-Tuve la suerte de tratar a Fernando Zóbel, a Turner, a Bonifacio. Allí trabajaba en una tienda de antigüedades junto a un bar donde iban los artistas. Zóbel nos compró un piano y se lo bajamos a su casa. La estación del AVE de Cuenca lleva su nombre.

-De Cuenca a Albacete. Benito Floro es uno de sus referentes. Cruyff le ganó una Liga por centésimas...

-Es la alta competición. De puta a monja se pasa en un minuto. A Benito lo tuve de profesor. Esto es como la universidad. Lo que te marca no es la ciudad o el país al que vas, te marcan los profesores que tienes.

-Cada vez que Pepe Mel deja el banquillo aparece una nueva novela...

-Yo creo que no querrá escribir más novelas. No he leído ninguna. Me lo voy a poner de tarea para este verano.

-¿Usted qué hace en sus barbechos cuando deja de entrenar? ¿Escribe?

-Sigo viendo fútbol. Eso no cambia. Cuando estás en un equipo, acaba la temporada y te llama el director deportivo para las fichas, las bajas y a ver partidos. Pero yo disfruto con una tertulia. Una buena comida, una poscomida y un buen vino. Me gusta no discutir, pero sí debatir un tema. El último ha sido que quién es más creativo, el triste o el optimista.

-El debut de la selección de mañana coincide con el único debate de los cuatro candidatos...

-¡Qué talento tuvo el que eligió la fecha!

-¿Unas segundas elecciones en medio año son como una prórroga que puede resolverse en los penalties?

-Yo creo que con moneda.

-En 1984 hubo otra Eurocopa en Francia. España jugó la final contra los anfitriones. Francisco López Alfaro, del Sevilla y de Osuna, cuenta que le impresionó más la Marsellesa que Platini...

-No me extraña. Los franceses la cantan con un ardor tremendo. Fue una pena el gol de Arconada.

-Y no jugó Gordillo...

-Por doble tarjeta. Y Maceda tampoco.

-¿Por qué no ha triunfado Fernando Llorente en el Sevilla?

-Hay que vivir el día a día para dar un diagnóstico. Se han juntado varias cosas. Primero el gran rendimiento de Gameiro.

-Ha recordado a Zamorano y Amavisca en el Madrid de Valdano, que de descartados pasaron a imprescindibles...

-Un jugador de la envergadura de Llorente necesita continuidad. No la tuvo en Bilbao en los dos años de Marcelo Bielsa, no la tuvo en la Juventus de Turín por una lesión de espalda.

-¿Qué va a hacer este verano?

-Ver los partidos de la Eurocopa.

-¿Qué lee?

-Prensa y libros de psicología.

-¿Con quién coincidió en las categorías inferiores del Madrid?

-Con Enrique Magdaleno, Isidro, Isidoro San José, García Hernández, Pérez García, García Cortés. Tenía de entrenador a Sanchís padre y Santisteban.

-El que parece que sí va a estar en París es Emery...

-No tengo ni idea.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios