Anulan el despido de un ex preso por no respetar la reinserción

Un juez de Madrid declaró ayer nulo el despido de un mozo de almacén mientras se encontraba en la cárcel al apreciar una conducta discriminatoria de la empresa, que no quería contar en la plantilla con un ex recluso.

En la sentencia, el juez de lo Social número 33 de Madrid estimó la demanda del trabajador, puesto en libertad el pasado febrero tras permanecer cerca de dos años en prisión, y condenó a la empresa a readmitirle en su puesto de trabajo en un almacén de la localidad madrileña de Mejorada del Campo, obligando además al pago de los salarios correspondientes al demandante.

El juez afirmó que "el contenido de la carta de despido, los hechos presentados en el juicio y los argumentos esgrimidos en la vista introducen la sospecha más que fundada de que la empresa decidió prescindir de los servicios del trabajador porque no quería contar en la plantilla con un ex presidiario"

El magistrado recordó que "la reinserción social es un derecho de todo ciudadano privado de libertad por el cumplimiento de una condena penal", concluyendo que con el despido la empresa incurrió en "una conducta discriminatoria que es incompatible con el artículo 14 de la Constitución española y el 17.1 del Estatuto de los Trabajadores".

En la sentencia quedó acreditado además que "la empresa comunicó su despido mientras estaba en prisión, enviándole una carta certificada a su domicilio, por lo que le resultó imposible acceder a ella, y sólo supo que estaba despedido cuando cumplió la condena y volvió para reincorporarse a su puesto de trabajo".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios